Es muy fácil entender por qué Le Mans despierta tal épica, por qué ha traspasado lo puramente deportivo para instalarse en el imaginario...