Inicio / Noticias / Reportajes / Valencia CF: un futuro lleno de incertidumbre en la era Lim
Valencia CF: un futuro lleno de incertidumbre en la era Lim

Valencia CF: un futuro lleno de incertidumbre en la era Lim

El Valencia CF es considerado uno de los clubes más históricos del fútbol español. Un equipo por el que han pasado grandes jugadores como Mario Kempes, Claudio López, Pablo Aimar, David Albelda, Santiago Cañizares o David Villa, entre otros.

Sus vitrinas están regentadas por una veintena de títulos oficiales, pero sin embargo, estos últimos años la entidad valenciana se encuentra sumergida en una crisis deportiva e institucional que ha provocado la dimisión del técnico italiano Cesare Prandelli al mando del banquillo che. El exseleccionador italiano tan solo llevaba tres meses en la capital del Turia.

En 2014, el empresario singapurense Peter Lim anunció la compra del conjunto che, en el que prometió un proyecto para conseguir el objetivo de llegar a la Liga de Campeones y conquistar la liga española en las siguientes temporadas.

Buen primer año

Para conseguir tales objetivos, Lim consiguió armar una plantilla dirigida por Nuno Espirito Santo, y en la que destacaban jugadores como los defensas Nicolás Otamendi o Skhodan Mustafi (que vino en el mercado de verano tras conseguir la Copa del Mundo con Alemania en Brasil), el centrocampista André Gomes o el delantero español Álvaro Negredo (en calidad de cedido la primera temporada, para después ser fichado en propiedad procedente del Manchester City en la segunda campaña). Todo ello, unido a jugadores destacados de temporadas anteriores como Javi Fuego, Pablo Piatti o Dani Parejo.

En la primera temporada de la era Lim, el club consiguió el objetivo de la Liga de Campeones, tras quedar en cuarta posición con 77 puntos, ofreciendo un fútbol basado en el toque pro construido desde la solidez defensiva.

Sin embargo, la temporada siguiente sería convulsa tras la venta de algunas de las estrellas del equipo como Otamendi, que se marchó traspasado al Manchester City. Con un inicio dubitativo, lastrado por los resultados y desavenencias con algunos jugadores de la plantilla, Nuno no conseguiría mantener una dinámica regular de resultados en las 13 primeras jornadas, y sería cesado en su cargo de entrenador.

Una campaña que tampoco arreglaría su sustituto, el inexperto Gary Neville (quien continuaría también como segundo entrenador de la selección inglesa), y que no mejoraría los resultados de su antecesor, con algunas actuaciones malas como el 7-0 encajado en el Camp Nou ante el FC Barcelona en la semifinal de la Copa del Rey. De este modo, el equipo acabó en la 12ª posición, con 44 puntos (seis por encima del descenso), y con Paco Ayestarán como salvador de la nave valencianista.

El desplome

En esta temporada, la crisis se fue agudizando más en la entidad valencianista, Empezó con la marcha de muchos de sus jugadores clave como el central Mustafi, el centrocampista André Gomes o el goleador del equipo, Paco Alcácer (estos dos últimos jugadores, traspasados al FC Barcelona). Con las incorporaciones casi al cierre del mercado veraniego como Ezequiel Garay, Munir o Nani, el Valencia no comenzaría de la mejor manera el campeonato, con cuatro derrotas consecutivas (ante la UD Las Palmas, el Eibar, el Betis y el Athletic Club), originando la destitución de Paco Ayestarán como técnico.

El entrenador interino del club, Salvador González ‘Voro’, consiguió seis de nueve puntos posibles en sus tres partidos en el club valenciano, dando oxígeno al equipo cuando más lo necesitaba. La llegada de Cesare Prandelli en la jornada 8 podía ser el revulsivo que necesitaba el equipo, para seguir peleando por las plazas europeas y consolidar el proyecto de Lim.

valencia-malaga24_opt

El centrocampista del Valencia CF, Dani Parejo, en un encuentro de liga Foto: LaLiga.es

Con un comienzo esperanzador (la victoria en El Molinón por 1-2 ante el Sporting y una derrota ajustada en Mestalla ante el Barcelona por 2-3), el equipo solo conseguiría tres de los 18 últimos puntos posibles. El técnico italiano criticó la falta de compromiso de algunos de los jugadores de la plantilla. Por todo ello, Prandelli, que pidió refuerzos, ha dimitido como técnico en el equipo valenciano, inmerso en una situación inestable. Lo deja en la 18ª posición con 12 puntos (con un partido menos), los mismos que el Sporting de Gijón, ya metido en el puestos de descenso a Segunda.

Un problema deportivo que también se traslada a lo institucional, con algunos problemas que persisten, caso de la reanudación de las obras del Nuevo Mestalla.

El 2017 se debe de presentar como un nuevo horizonte de futuro para la entidad valenciana, que debe actuar de la mejor manera posible en la confección de la plantilla en el mercado invernal, para materializar su permanencia en Primera División. A la espera de que haya un nuevo entrenador (de momento volverá Voro), es tiempo para que el Valencia siga luchando por ser un gran equipo de fútbol y recuperar la ilusión de los valencianistas dando las máximas alegrías posibles en Mestalla.

Jesús García León.

Un comentario

  1. Vaya desastre. Aún recuerdo cuando la gente criticaba a Emery o a Quique. Más de uno daría ahora un meñique porque estuvieran de vuelta…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR