Trine Hattestad, lanzada hacia la gloria

Trine Hattestad, lanzada hacia la gloria

[dropcap]H[/dropcap]ay personas que llevan el deporte en la sangre prácticamente desde que nacen. Es el caso de Elsa Katrine Hattestad (Lorenskog, Noruega), más conocida como Trine Hattstad (el apellido le viene porque en 1984 se casó con Anders Hattestad, con el que tiene cuatro hijos) que este lunes 18 de abril cumple 50 años.

Desde bien pequeña era una gran apasionada del deporte. A muy pronta edad se dedicaba a jugar al balonmano, pero con tan solo 12 años decidió probar suerte con la jabalina, con la que tendría una carrera de altibajos, pero con varios títulos muy meritorios.

Tres años después de que Hattestad se animara a probar la jabalina, en 1981, debutó con el equipo juvenil de atletismo noruego, quedando en la quinta posición en los Campeonatos de Europa Junior. Ya apuntaba maneras, y unos meses después jugó los campeonatos de Europa que se celebraron en Atenas en 1982 pero ya en la categoría absoluta.

Con esta gran progresión, no era de extrañar que pronto llegara su oportunidad en unos juegos olímpicos, la competición en la que todo atleta quiere estar. Su turno le llegó con 18 años en Los Ángeles 1984, en los que terminó en una meritoria quinta posición gracias a un lanzamiento de 62.52m. A pesar de todo esto, su progresión se vio cortada y pasó cuatro años muy complicados en los que no llegaba a las distancias mínimas que se esperaban de ella. Quizás le pudo la presión de la juventud y de competir con las grandes dominadoras de la época, como Petra Felke, Fatima Whitbread o Tessa Sanderson. El caso es que ni en el Campeonato de Europa de 1986 ni en el del Mundo del 87 ni en los juegos de Seúl hizo nada meritorio. De hecho, no llegó ni al 60.00m en ninguna de estas competiciones.

[bctt tweet=»En 5 años ganó dos Mundiales, un Europeo, una Copa del Mundo y fue tercera en Atlanta 96.» username=»OlympoDeportivo»]

Con mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio se rehizo y en plena madurez deportiva sorprendió superando por primera vez la barrera de los 70 metros. Fue en 1989 en Oslo y logró un 71.12, lo que le llevó a ser la segunda del ranking mundial de ese año por detrás de la ya mencionada Petra Felke.

La expectación crecía y crecía en torno a Hattestad, pero en 1991 volvió a dejar claro que su cabeza no le respondía bien en las competiciones importantes. La prueba es que en ese año ganó en todas las competiciones que disputó y lideró el ranking mundial con 71.44 metros, pero falló donde nadie esperaba que lo hiciera: en el Campeonatos del Mundo de Tokio, con un desilusionante quinto puesto tras realizar un lanzamiento de 63.36m, muy por debajo de su mejor marca anual.

La historia se repitió un año después en los Juegos de Barcelona. De nuevo un quinto puesto y una marca de 63.54m. A partir de ahí algo cambió en ella, cuya cabeza le permitió superar esa barrera psicológica en las grandes pruebas mundiales y conquistó a todos con cinco años gloriosos. De 1993 a 1997 ganó dos Campeonatos del Mundo, uno de Europa, una Copa del Mundo y fue tercera en los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996. Y eso que en 1995 casi no pudo competir debido a una lesión.

Un ciclo para el recuerdo de todos. Era la principal dominadora del lanzamiento de jabalina y eso nadie podía quitárselo ya. Aquello por lo que empezó a luchar cuando tenía 12 años estaba haciéndola más feliz que nunca. Tanto es así, que dos años después volvió a ser la tercera del mundo y en el 2000, por fin, llegó lo que tanto ansiaba: se proclamó campeona de los Juegos de Sídney gracias a un lanzamiento 68.91m. No fue la mejor marca de su carrera, pero sí una que nunca olvidará; la que le hizo por fin estar en el olimpo de la jabalina.

Con el sueño cumplido, con 34 años a sus espaldas y con el honor de haber sido la mejor en todo en la década de los noventa, decidió retirase. Era el momento de disfrutar de la vida y de sus hijos.

María Trigo.

Compartir:
María Trigo. Coordinadora de contenidos en Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.