Inicio / Noticias / Opinión / Sampaoli, un amor de verano en invierno

Sampaoli, un amor de verano en invierno

Jorge Sampaoli apura sus últimas horas como técnico del Sevilla FC. El de Casilda espera que la AFA y la entidad de Nervión acuerden su salida, previo pago de una cláusula de 1,5 millones de euros que le permitirá romper su vinculación con los andaluces un año antes de su expiración.

Sampaoli

Foto: Jesús Fuentes | Olympo Deportivo.

Cuando Jorge Sampaoli llegó al Sevilla todo eran dudas. La marcha de Unai Emery -el técnico que devolvió al Sevilla a la vorágine ganadora con tres Europa League de manera consecutiva- ya generaba titubeos de por sí. Pero la apuesta de la dirección deportiva -entonces encabezada por Monchi– fue rupturista. Con Sampaoli el Sevilla quería dar un cambio radical en su estilo de juego. Cambiar la ‘ciencia del fútbol’ por el amateurismo de un entrenador que pese a sus éxitos en el continente americano carecía de experiencia en el fútbol europeo.

Las dudas que se generaron tras su llegada fueron creciendo a medida que se fue conformando la nueva plantilla. Las salidas de jugadores tan importantes como Gameiro, Banega, Krychowiak o Coke hacían presagiar un año de transición con más sombras que luces. Hasta que el cuero comenzó a rodar; el conjunto hispalense superó un inicio lleno de baches a base de corazón, vocación ofensiva e intensidad. Esas armas generaron puntos; y esos puntos, confianza.

Sampaoli, quien semanas después de su llegada a Sevilla rechazó la oportunidad de entrenar a la selección argentina, logró transmitir su manera de entender el fútbol al grupo de jugadores con los que se había comprometido. Las victorias se encadenaron y de repente el Sevilla estaba enganchado al tren de La Liga y al de la Champions. La felicidad reinaba en la parroquia nervionense, el de Casilda se había metido en el bolsillo a jugadores, directivos y a gran parte de la prensa y de los aficionados.

A la afición sevillista no le ha gustado la forma con la que Sampaoli ha gestionado su salida Clic para tuitear

La historia de Jorge Sampaoli en el Sevilla ha sido como la de un amor de verano, pero en invierno. Un romance corto pero intenso, que vivió su punto más álgido en febrero y que se fue deteriorando, principalmente, por la falta de sinceridad con la que ha gestionado su negociación para marcharse a la Albiceleste. Era su sueño, y quizás con eso sí ha sido honesto, pero cuando la afición le despidió con pitos en la última jornada su reacción fue acusar a la prensa local de tendenciosa, y reprocharle que nunca entrevistaron a su círculo para contrastar la información. Desde los medios sevillanos se argumenta que ni él ni su equipo de trabajo quisieron concederles ni una sola entrevista durante todo su periplo en Sevilla.

En lo deportivo hay -o debería haber- menos reproches. A pesar del sabor amargo que ha dejado en Nervión la pérdida de la tercera plaza y, especialmente, la dolorosa eliminación europea en Leicester, los de Sampaoli han cumplido el objetivo (ser cuartos) con la segunda mejor puntuación de toda su historia (72 puntos).

Sensaciones a un lado, parece que la huella de Sampaoli tendrá un carácter más estadístico que emocional entre los aficionados. La llegada de septiembre hará olvidar este amor de verano…

José Antonio Vega.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies