¿Quién puede con los Warriors?

¿Quién puede con los Warriors?

Los Golden State Warriors están a un puñado de victorias de ser el mejor equipo de la historia NBA en una temporada regular, superando la marca de los Bulls de Jordan. A la puerta de los playoffs, todo el mundo se pregunta si hay algún equipo capaz de frenar a Curry y sus amigos.

Warriors
Imagen: Golden State Warriors.

Si uno se da un paseo estos días por el puerto de Oakland, percibirá un ambiente más animado que de costumbre. Los estibadores silban entre los containers y los buques reflejan los destellos dorados del sol de California. En la hora del sandwich, todos los corrillos conversan entusiasmados sobre lo mismo: “¿Lo conseguirán?”

Los chicos de Steve Kerr se han metido en el bolsillo a esta ciudad industrial que no llega al medio millón de habitantes. Todos los críos mascan su chicle como si fuera el protector bucal de Steph Curry, mientras que los mayores han guardado en el armario las camisetas de aquellos ídolos Lakers de juventud que maravillaron al mundo desde Los Ángeles, unos cientos de kilómetros al sur. Por aquel entonces, con la excepción del campeonato de 1975, los Warriors eran unos pobres perdedores. Ahora, todas las miradas apuntan al Oracle Arena.

A estas alturas, superen o no el 72-10 de los Bulls de la temporada 1995-1996, muchos se preguntan si alguien podrá apartar a estos Warriors de su segundo anillo consecutivo. Analizamos a los candidatos.

San Antonio Spurs

(+) Son el villano perfecto. El mejor equipo NBA del siglo destaca por su consistencia. Están en la mejor temporada de su historia, y la plantilla mejora cada año. Los jugadores que llegan se adaptan al sistema, y los que estaban son especialistas en ganar anillos. Llevan todo el año agazapados, dejando que los Warriors se lleven los titulares. Están invictos en casa y ya han ganado con claridad a los de Oakland este año. Y sobre todo, están dirigidos por el maestro Popovich, que lleva todo el año pensando en el antídoto para la fiebre amarilla.

(-) La eterna duda sobre los Spurs reside desde hace años -qué paradoja- en su veteranía. Cómo aguantarán piezas como Duncan, Ginobili o el recién incorporado André Miller la exigencia física de los playoffs se cuestiona cada temporada, si bien ellos se encargan de desmentirlo. Este año, sin embargo, con dos choques ante los Warriors en las últimas fechas, no parece que Pops vaya a poder dosificar tanto a sus piezas como acostumbra a hacer a final de temporada.

Cleveland Cavaliers

(+) Lebron James. El Rey quiere revancha, y es un jugador superlativo. Ha demostrado ser capaz de sostener él solo al equipo, pero este año además cuenta con buenos apoyos: Irving está volviendo a ser el que fue, J.R Smith asegura intensidad y clase por fuera y Kevin Love puede tener el día inspirado y ser desequilibrante.

(-) Los Cavaliers ya perdieron la final del año pasado con los Warriors, superados desde que Kerr planteó el small-ball. El vestuario no parece un santuario de armonía, y Love está poco integrado con sus compañeros. Han tenido una temporada muy convulsa, con cambio de entrenador incluido.

Oklahoma City Thunder

(+) Pocos equipos cuentan con dos potenciales MVP en sus filas. Westbrook y Durant deberían ganar el anillo algún día, y cualquier año puede ser el bueno. El base ha aprendido a disfrutar también asistiendo, y está a punto de batir la marca de triples-dobles en una temporada de Magic Johnson.

(-) Han sido inconstantes, y salvo Enes Kanter, sus secundarios han tenido un nivel bastante decepcionante. La increíble derrota contra los Warriors en el mejor partido de la temporada, cuando los de Oklahoma tenían el partido ganado, puede pesar.

Los Angeles Clippers

(+) Tienen una de las mejores plantillas de la liga. Fueron el último equipo en eliminar a los Warriors, con el espectacular 4-3 en la primera ronda de 2014. DeAndre Jordan y Blake Griffin podrían hacer daño en la pintura si Golden State juega el small-ball.

(-) La tempestad alrededor de la lesión de Blake Griffin ha enrarecido el ambiente. Ya llevan varios años siendo aspirantes claros al anillo, pero a la hora de la verdad no han dado la talla.

Los outsiders

Portland Trail Blazers
(+) La inspiración de Lillard y el talento joven. Ya metieron 137 puntos a Golden State este año.
(-) La irregularidad de los de Oregon hace difícil pensar que puedan imponerse en cuatro partidos de siete.

Toronto Raptors
(+) Su gran año y su trabajo táctico. El gran momento de Lowry y DeRozan.
(-) La historia contra ellos: nunca pisaron siquiera una final de conferencia.

Atlanta Hawks
(+) Su fantástico juego en equipo y solidez defensiva.
(-)  La falta de una auténtica estrella que pueda asumir responsabilidad en los momentos decisivos.

Houston Rockets
(+) Su capacidad ofensiva y el desequilibrio de Harden.
(-)  La no-defensa, especialmente de Harden.

Boston Celtics
(+) Su frescura y su valentía en el juego. El buen ambiente en el equipo.
(-) Aún no parece su momento: son una generación muy joven.

Nadie

Son el mejor equipo y tienen al mejor jugador. Su segundo de a bordo, Klay Thompson, es uno de los mejores tiradores de siempre. Poseen un fantástico elenco de secundarios, encabezado por Draymond Green y Andre Iguodala. Su estilo de juego destroza cualquier pizarra. Han sido hasta hace poco imbatibles en el Oracle Arena. Su enorme confianza les ha hecho temibles también en finales apretados.

La caza de la historia les puede estar causando un desgaste innecesario. Además, si lo consiguen, tendrán aún mayor presión añadida. Son el enemigo a batir, todos los rivales les están estudiando a fondo. Hace años, Steve Kerr hipotetizaba sobre la opción de que algún equipo pudiera romper la marca y no ganar después el anillo: “Sería devastador”. De cualquier manera, con este equipo en sus manos, puede estar más tranquilo.

Cosme del Olmo.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.