Cuidado: una jauría de lobos anda suelta

Cuidado: una jauría de lobos anda suelta

Si nos preguntan por Riyad Mahrez o por Jamie Vardy sabemos quiénes son y por qué son tan famosos en la actualidad. No hace falta ser un erudito para saber que son la sensacional dupla del Leicester City que está plantando cara a todo y todos en la Premier League 2015/16. 

Cualquier aficionado medio al fútbol puede pensar que los de Leicestershire son unos recién ascendidos a la máxima categoría del fútbol inglés, pero ya llevan dos años y la temporada pasada se salvaron a última hora del descenso. El fenómeno fox ha irrumpido en el mapa futbolístico internacional con tanta fuerza por la sorpresa que ha suscitado. Lo que parecía un equipo sobreentrenado que aprovecharía las cinco o seis primeras jornadas para ganarlo todo y sacar ventajas a sus competidores por la permanencia se ha convertido en la gran revelación de esta temporada, estableciéndose en lo más alto cuando ya se han disputado la mitad de los partidos. Tanta es la expectación y focos que atraen los chicos de Ranieri que han conseguido eclipsar a revelaciones como las de Angers, Caen Rostov na Donu.

La posibilidad de que este equipo es un histórico que vuelve a tener días de oro, estilo Nottingham Forest, la descartamos también. No es de los clubes más laureados de su país, de hecho apenas cuenta con tres Capital One Cup como méritos más destacados. Participaciones europeas apenas tiene tres, todas en UEFA Cup, y la última fue hace quince años, cuando cayó a manos del Atlético de Madrid. Este equipo de la zona meridional del mapa británico es un cuadro que alterna constantemente la primera y la segunda división del país. No es un grande.

Cuando el club verdaderamente estaba llamado a dar la campanada fue la temporada pasada, en el momento en el que ficharon a Esteban Cambiasso para que fuese el timón del equipo o a Leo Ulloa Kramaric, que llegaban en un fascinante momento. Pero no, ese año el equipo no logró apenas salir de las posiciones peligrosas de la tabla y al final de año su entrenador por aquel entonces, Nigel Pearson, salió del club porque según él no había estado a la altura. Ya estaban en el equipo los fantásticos Vardy y Mahrez, y no lo hicieron del todo mal, pero nada que ver con lo que están haciendo ahora. El momento cumbre de aquel curso fue la victoria por cinco goles a tres contra el Manchester United, remontada incluida. A partir de ahí el equipo pasó muy desapercibido por la liga y consiguió la permanencia. Un año discreto para la plantilla que había; quizás eso fue los que forzase la salida de Pearson.

Una vez llegado el mercado de verano, la dirección deportiva fox sacó la chequera para gastar un total de 30 millones de euros en fichajes. Los nombres más conocidos fueron Inler y Okazaki. A esto le sumamos la venida de un nuevo y experimentado entrenador: Claudio Ranieri. El equipo del año pasado respecto al del presente no tiene grandes cambios, por lo que la clave parece evidente que estaba en el técnico.

Es música el juego que sale de Vardy y Mahrez, las partituras salen espontáneamente y el resultado es una obra de arte, una delicia para nuestros ojos. Dan ganas a veces de ver una y otra vez la combinación angloargelina sin miedo al aborrecimiento. Pero no son los únicos que hacen que este Leicester gane. Evidentemente dos jugadores pueden salvar a un equipo del descenso, pero no de auparlo a la primera plaza durante toda una vuelta. Hay vida más allá de estos dos jugadores.

Desglosando al Leicester

Portería: hijo de un fantástico portero del fútbol inglés, Kasper Schmeichel es el encargado de evitar que su equipo reciba goles. Puede que no llegue a tanto como su padre, pero el apellido no le queda grande y el danés, a sus 29 años, está viviendo ahora el momento más dulce de su carrera. Las salidas no son su fuerte, sin embargo a la hora de los mano a mano -para tapar huecos- no tiene las complicaciones que un portero medio puede tener. Si un día fallase Schmeichel, el suplente es Mark Schwarzer, curtido en mil batallas.

Defensa: el central alto y fuerte y los laterales con buenas incorporaciones al ataque parece que es lo que más le gusta al bueno de Claudio Ranieri. En el centro de la zaga destacan el capitán Wes Morgan y Huth, dos armarios  que por alto no suelen fallar y al choque, por físico, pocos pueden resistirse. En las bandas quien más onces titulares repiten son Simpson, en la derecha, y Fuchs, en la izquierda.

Medio campo: si parecía que esta posición estaría sin dueño con la salida de Cambiasso rumbo a Grecia, el maravilloso Ngolo Kanté se ha encargado de cambiarnos la opinión. Recupera todos los balones habidos y por haber. Físicamente no es un portento, pero trabaja durísimo para aportar cada día más a este equipo. Otro pilar en el medio del campo es Danny Drinkwater, que pocas veces falla y es el encargado de la pausa. En el caso de jugar con cuatro centrocampistas, podríamos considerar a Mahrez como componente de esta zona del campo. Qué decir él, el africano es sin duda el jugador más desequilibrante del equipo, de él nacen la mayoría de jugadas de peligro. Ha sonado para muchos grandes y no es para menos, ante los poderosos de su liga ha demostrado tener nivel, bastante.

Delantera: el conocidísmo Jamie Vardy es quien se lleva las miras en esta posición. El joven inglés nunca se rindió en su afán de  cumplir su sueño, y desde la octava división del fútbol inglés ha protagonizado una meritoria ascensión para estar donde hoy está. Pero no solo está él; su habitual compañero Okazaki conserva el mismo nivel que le sirvió para brillar en la Bundesliga y el suplente de ellos dos, Leo Ulloa, ex de La Liga, aprovecha cada oportunidad que el entrenador le da para cumplir en ataque y aguantar balones en sus pies. Parece mentira, pero el menos destacado en ataque está siendo Kramaric, que llegó el pasado año como uno de los máximos goleadores de Europa en la liga croata y este año apenas disfruta de minutos.

Así es el equipo que está maravillando a todos. Sin ser una potencia a nivel económico -aunque podríamos considerar que en su liga todos lo son- y con mucho trabajo, el Leicester City sigue siendo semana a semana la sorpresa de la jornada. El tourmalet al equipo le ha llegado en estos últimos seis partidos, enfrentándose a grandes como Manchester UnitedLiverpoolEverton Manchester City, donde ha conseguido once de dieciocho puntos posibles, cifras Champions.

Un análisis de José Merat.

Compartir:
Redactor en Olympo Deportivo. Siempre mirando fútbol internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.