Inicio / Noticias / Reportajes / Monchi: el rey Midas llega a Roma

Monchi: el rey Midas llega a Roma

Ramón Rodríguez Verdejo, más conocido como Monchi, ya es el nuevo director deportivo de la Roma. Tras más de 16 años forjando su leyenda en el Sevilla, el de San Fernando inicia su primera experiencia en el extranjero, en un “ilusionante proyecto” que pretende devolver el esplendor perdido a la escuadra romana.

Monchi

“No podría estar más feliz por la llegada de un profesional reconocido como una de las mejores mentes en el mundo del fútbol”, reconoció durante el acto de presentación el presidente del conjunto romano, James Pallotta. Y es que la llegada de Monchi a la Serie A es uno de los acontecimiento más trascendentes de los últimos años fuera de las fronteras de Turín.

Corría el año 2.000 cuando el expresidente nervionense Roberto Alés le confío el cargo a Monchi. El Sevilla atravesaba tiempos de austeridad económica y mediocridad deportiva. Recién descendidos a Segunda, el de San Fernando se armó de valor para cambiar la política de fichajes que se estilaba en la época y trazó las primeras líneas que marcarían su éxito: una combinación de jugadores jóvenes y hambrientos y de veteranos con personalidad y mucho que decir.

Para comendar el barco que llevaría al conjunto hispalense de vuelta a Primera, Monchi eligió a Joaquín Caparrós, un sevillista de corazón que había destacado años antes en el Recreativo de Huelva pero que había fracasado estrepitosamente en el Villarreal. El por aquel entonces secretario técnico sevillista pensó que el utrerano era la persona idónea para transmitir los valores tradicionales de la parroquia de Nervión: casta y coraje. A base de eso, y de refuerzos como Antonio Notario, Pablo Alfaro o David Castedo, el Sevilla consiguió ascender como primer clasificado. 80 puntos que le situaron por delante de los también ascendidos Betis y Tenerife.

Ya en primera, y con el proyecto más asentado, tendría lugar un episodio que volvería a cambiar el rumbo de la entidad: la venta de José Antonio Reyes. El talentoso canterano sevillista fue traspasado al Arsenal por algo más 30 millones de euros, una cantidad que cerraba para siempre las grietas económicas que aún arrastraba el club, pero que también dejaba huérfana a una afición que se temía lo peor. Entonces entró en escena el factor Monchi.

Fichar barato, sacar al máximo rendimiento de un futbolista y venderlo caro se convirtió en la fórmula que llevó al Sevilla de la mediocridad a la grandeza. Tan solo dos años después, el conjunto de Nervión rompía seis décadas de sequía con su primer título europeo: la Copa de la UEFA. Sin la venta de los Reyes, Sergio Ramos o Baptista no se hubiesen producido las incorporaciones de los Luis Fabiano, Kanouté, Maresca o Palop, artífices de ese Sevilla campeón que volvió a levantar títulos hasta en nueve ocasiones. Cuantitativamente, tan solo el FC Barcelona más dorado de la historia ha sido capaz de superar a los de Nervión en esta última década.

Con sus errores y sus infinitos aciertos, Monchi deja más de 300 millones de euros en las arcas del Sevilla, un club por el que dice late su corazón. Su modelo de gestión y su indiscutible sevillismo le han convertido en un auténtico símbolo para su afición, que de manera unánime le señala como el principal artífice de los éxitos, y como el hombre más importante de la historia moderna del club. Comienza una nueva era, para Monchi y para el Sevilla.

Un reportaje de José Antonio Vega.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies