La solidez del bloque de Tite dominó un torneo donde el fútbol se quedó sin magia, en una clara contradicción con la talentosa esencia...