Inicio / Noticias / Entrevistas / Marcus Cooper: “El oro en Río fue una sorpresa. En 2015 ni me planteaba acudir”

Marcus Cooper: “El oro en Río fue una sorpresa. En 2015 ni me planteaba acudir”

Saltó a la fama en cuestión de segundos. Una extraordinaria actuación en la final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro le coronaron como campeón olímpico en el K-1 1.000 metros. Marcus Cooper Walz (Oxford, 1994) siempre quiso ser español. Le tiró más su infancia en Mallorca que la nacionalidad germana de su madre o británica de su padre.

Marcus Cooper

Foto: Jesús García.

Protagonizó la gran sorpresa de Río 2016 para España, un país que se preguntó de dónde había salido ese chico de nombre y apariencia guiri. Decir que es uno de los piragüistas europeos con más futuro se queda corto, teniendo en cuenta la consecución de una medalla de oro en su primera participación olímpica. El kayakista español afronta una nueva temporada en la que intentará conseguir los mejores resultados posibles.

Olympo Deportivo ha podido conversar con él  durante la concentración del equipo nacional de 1.000 metros en Sevilla.

Pregunta. ¿Por qué decidió dedicarse al piragüismo y qué fue lo que más le impulsó?

Respuesta. Soy de Mallorca y vivo en la costa. El estar rodeado de agua, ver que en cada puerto hay un club de piragüismo y observar que siempre hay gente encima de una piragua es algo que se introduce en ti desde pequeño. Es un deporte que muy visible.

Empecé con 12 años, después de probar fútbol y baloncesto, y después de no engancharme a ninguno de los dos deportes un amigo mío se apunto al piragüismo. Lo quise probar con él, y al principio comencé como piragüismo de recreo sin más, para dar unas vueltas alrededor del puerto. Luego, en el club (Náutic Portopetro), estaba la parte de competición. Veía a muchos chavales compitiendo y entrenando duro, y quería dedicarme a la competición.

P. ¿Te resultó muy difícil el cambio de rutina? Pasar de un deporte como el fútbol donde se entrena dos días a la semana a las casi ocho horas diarias del piragüismo…

R. El fútbol lo practiqué como deporte, pero no estuve mucho tiempo como para dedicarme a ello. El cambio de un deporte a otro es brusco, porque son deportes distintos en todos los aspectos. El piragüismo es un deporte de resistencia, de potencia, de fuerza y de tener una fortaleza mental alta. En los entrenamientos, combinamos la parte de agua con gimnasio y carrera, lo que hace que le dediques varias horas al día para practicar este deporte.

P. ¿Cómo es su día a día?

R. Siempre digo que este entrenamiento son 24 horas al día. Tienes que estar pendiente de todo, tanto del descanso como de los estiramientos y de la nutrición. De todo. Solemos tener un planning donde anotamos tantos días flojos como días fuertes. Los lunes son tres horas de entrenamiento en total, porque hay carrera por la mañana, hacemos un parón para desayunar y continuamos para la sesión de agua, mientras que la tarde la tenemos libre.

Luego, tenemos al día siguiente un día fuerte, que tenemos doble sesión de entrenamientos en el agua y una sesión de gimnasio, como unas seis horas en total de entrenamiento. Los domingos los tenemos de descanso.

P. El año 2016 lo empezó a medio camino entre la categoría Sub-23 y la Senior. Sin embargo, lo acabó con un oro olímpico en Río. ¿Esperaba un final de año así? 

R. Desde la temporada 2015 ni me planteé el objetivo de ir a los Juegos Olímpicos de 2016, ya que miraba más al futuro y a Tokio 2020. Simplemente, pensé que sería demasiado joven para llegar a Río. Pero tuve un mal año en el 2015 porque no me salieron bien los objetivos que me planteé. aunque sí que es verdad que tuve buenos resultados a nivel nacional e internacional, pero no acabé el año contento. Es entonces cuando, en 2016, empecé desanimado y decaído y dije: “voy a plantearme el objetivo más grande, y dije de ir a por el K-1 1.000 metros”. Nunca había ganado esa distancia a nivel nacional en Senior, pero me dije que lo iba a intentar de cara a los Juegos Olímpicos. Fui paso por paso, entrenando más y mejor que nunca; y muy motivado.

El primer paso para ir a los Juegos era el Selectivo Nacional, y tenía que ganarlo para poder ir. Antes fui a la Copa de España de 1.000 metros, que conseguí ganar y fue un plus más de motivación. Conseguí ganar el Selectivo Nacional, que después me dio el billete para el Preolímpico de Alemania, donde conseguí meterme por los pelos en los Juegos, a pesar de que había pocas plazas libres. En los Juegos, jamás pensé que iba a conseguir una medalla olímpica y fue una sorpresa.

En la final no quería pensar en nada. Si lo haces te entran las dudas Clic para tuitear

P. En la final del K-1 1.000 metros, al principio estuvo moviéndose entre las últimas plazas, y con el paso de los metros fue escalando posiciones hasta ganar el oro. ¿Qué se piensa cuando te vas viendo superior a tus rivales?

R. No pensaba nada en concreto. En la final no quería pensar en nada, porque si lo haces te entran dudas y empiezas a mirar a los lados a ver cómo vas. Es una estrategia que tenía totalmente estudiada, preparada y marcada. No fue nada improvisado, y vine de mi casa con esa estrategia. Independientemente de la posición, yo iba hacer una pequeña bajada a la mitad de la distancia y una subida fuerte al final.

Uno de los puntos fuertes que tuve en los Juegos Olímpicos fue mi mentalidad. No estaba nervioso, ya que pensaba en hacer la estrategia marcada y en hacer mi trabajo lo mejor posible. Hasta que no crucé la meta no sabía que iba en primera posición. Simplemente, tenía mi estrategia y mi carrera marcada. Y la llevé a cabo.

P. Forma parte de la UCAM de Murcia, una universidad que patrocina a muchos deportistas de cualquier deporte (muchos participaron en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos), y también con una beca del Programa Podium de Telefónica. ¿En qué le ha ayudado esto antes de los Juegos?

R. Son una gran ayuda. Llevo ya 3 años los con las Becas Podium de Telefónica, y han sido una gran ayuda porque deportistas de alto nivel tienen becas y ayudas económicas, pero como estaba yo, no tenía nada. Tanto yo como otros deportistas de diferentes deportes. También la UCAM me ha ayudado mucho, no sólo en el tema económico y patrocinio, sino porque me permite compaginar la carrera universitaria con el deporte de alto rendimiento. Nos cuesta mucho compaginar ambas cosas, y nos facilitan muchas cosas, como cambios de fecha de exámenes. También nos ayudan tanto económicamente como con el tema de promoción de nuestro deporte.

Marcus Cooper

Foto: Jesús García León | OD.

P. Con la resaca de los Juegos Olímpicos de Río, en este 2017 se darán a conocer las distancias olímpicas para Tokio 2020, donde habrá modalidades que desaparecerán como plazas en los 200 metros o en 1.000 metros. ¿Está abierto a distancias más cortas?

R. Mi caso es diferente porque, aunque siempre he entrenado la distancia de 1.000 metros, que es la olímpica aparte del 200 metros, siempre me ha gustado competir en 500 metros. Me tenía que conformar con los 1.000 porque era la distancia olímpica. Mis mejores resultados han sido siempre en 500 metros. Este cambio, que a lo mejor afectará al K-4 1.000 metros (se está pensando que se cambie esa embarcación a los 500 metros) la verdad es que a mi me da igual, porque incluso prefiero que cambie el K-4 1.000 metros a 500.

P. En la Villa Olímpica de Río de Janeiro habrá conocido a deportistas de otros deportes y de otros países. ¿Tiene alguna anécdota?

R. En este caso no, porque los piragüistas estábamos muy lejos de la Villa Olímpica. El tráfico era muy irregular y no sabías si tardabas 40 minutos en llegar a la pista o más tiempo, así que no te la podías jugar. Estuve solo el primer y el último día en la Villa, pero me dio para conocer a Michael Phelps o a Usain Bolt. Aunque cada país tenía su apartamento y su residencia, teníamos todos los países un comedor común enorme.

P. Como Sub-23 consiguió dos medallas de oro consecutivas en el Campeonato del Mundo en K-4 1.000 metros, ¿cuál fue la más difícil de conseguir?

R. En 2016 no pude competir en ese nivel, pero tanto en 2014 como en 2015 pudimos ganar dos veces el K-4 1.000 metros en la categoría Sub-23. Yo diría que fue más difícil en 2015 porque había más nivel en la final, y ganamos de manera ajustada. La verdad es que fue una pasada ganarlo dos veces consecutivas, tanto yo como mis compañeros, y estar en lo más alto a nivel Sub-23.

P. ¿Es difícil acoplar nueva gente dentro de un K-4 1.000 metros en Sub-23?

R. Cuesta mucho acoplar cada año una embarcación en cualquier categoría, porque estuvimos un mes y medio antes preparando ese K-4. Ese tiempo fue más que suficiente para acoplar la embarcación y tenerlo bien preparado. En España, tenemos muy buena cantera de 1.000 metros, ya que todo el nivel absoluto procede de la categoría Sub-23 y es una pasada el gran nivel. Si quieres acudir a cualquier cita internacional con España como Sub-23 tienes que estar entre los mejores del país.

P. En Río 2016 el piragüismo español cosechó cuatro medallas olímpicas, y el resto de embarcaciones se hicieron con cuatro diplomas olímpicos. Todas las embarcaciones españolas estuvieron presentes en la final. ¿Se podía haber mejorado más el resultado en algunas finales?

R. A menos que todos sacásemos oro, siempre se puede mejorar. Pero es un resultado increíble. No me esperaba que España consiguiese tan buen resultado en este deporte en los Juegos Olímpicos, sobre todo mi resultado, que fue sorpresa. Cabe destacar que el piragüismo ha sido el mejor deporte a nivel nacional en Río 2016, por resultados y por medallas.

P. ¿Es difícil compaginar deporte de alto rendimiento con sus estudios universitarios?

R. Es complicado, aunque también existe la modalidad de estudiar a distancia, que es lo que hago yo y la mayoría de los deportistas, porque sería imposible acudir de manera presencial a las clases y dedicarte al deporte de alto rendimiento. Yo hago un Grado Superior de Administración y Finanzas y ya me cuesta bastante, porque no es sólo el tiempo limitado que tengas, sino que además sales de entrenar muy cansado y te cuesta concentrarte y que se te quede algo de los estudios. El poco tiempo libre que te queda, o te dedicas a entrenar o a estudiar.

Marcus Cooper

Foto: Jesús García León | OD.

P. Al ser un deportista de élite tiene que estar durante el año viajando de un lado a otro, echando de menos a familia y Amigos. ¿Cómo vive esos momentos?

R. Claro, la familia y los amigos son alguna de las cosas que tienes que sacrificar para dedicarte al deporte de alto rendimiento. Todos estos años de residencia y de juventud con nuestra edad… eso nosotros no lo podemos hacer. Viajamos muchísimo, aunque no es un problema para mí ya que me encanta viajar. Aunque estemos todo el año concentrado, sea en Madrid o en Sevilla, hay algunas semanas que dejamos el entrenamiento para descansar en nuestra casa, y que se llaman semanas de descarga, por ser un poco más flojas en el entrenamiento.

P. ¿En qué se centrará este año a nivel deportivo?

R. Me gustaría en este año post-olímpico estar en la categoría Sub-23, si puede ser en K-1 o en K-4. Pero siempre tengo que estar ahí con el gusanillo de ir a la categoría Senior, aunque tengo que mantener la posición y la responsabilidad de mantenerme en lo más alto. Este año es un año raro, en el que me lo tomaré más relajado mentalmente, aunque sigo entrenando. No me voy a sentir mal por no conseguir buenos resultados este año. Es mi último año como Sub-23, donde me gustaría acudir al Mundial. Cualquier resultado será válido esta temporada.

P. El objetivo a largo plazo será luchar por Tokio 2020, ¿no?

R. El objetivo principal será luchar por una plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, en la que tenemos cuatro años por delante, con Campeonatos de Europa y del Mundo y Copas del Mundo. Siempre me gusta competir, e intentaré dar el máximo posible para conseguir un buen resultado.

P. Cuando se inició en este deporte, ¿esperaba llegar tan lejos?

R. Para nada, Cuando empecé tenía el gusanillo de que algún día llegaría a los Juegos Olímpicos, pero tan lejos como todo lo que he conseguido no lo hubiera imaginado.

Una entrevista de Jesús García León y Alex Pecci Roldán.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies