Marcos Álvarez: «El Dnipro está preparado para competir de tú a tú contra el Sevilla»

Marcos Álvarez: «El Dnipro está preparado para competir de tú a tú contra el Sevilla»

El preparador sevillano es la mano derecha de Juande Ramos allá donde va. Juntos formaron al primer gran Sevilla FC de los títulos. Desde Nervión partieron a buscar nuevos retos y aventuras. Una de ellas, probablemente la más difícil de todas, les llevó a Dnipropetrovsk (Ucrania), donde además de hacer crecer al Dnipro tuvieron que acostumbrarse a vivir en un país en guerra. Ahora, estos dos equipos se miden en la final de la Europa League.

Ante esta circunstancia, contactamos con Marcos Álvarez, quien nos recibe en la capital hispalense. A pesar de que ve al cuadro andaluz como favorito, cree que los ucranianos tienen mucho que decir en el encuentro.

Marcos Álvarez Dnipro
Marcos Álvarez, a la izquierda, durante su etapa en el Dnipro. | Foto: squawka.com

Pregunta: El miércoles se enfrentan en una final europea el Sevilla, al que usted y Juande hicieron grande, y el Dnipro, un equipo al que habéis ido modelando durante cuatro temporadas y que gracias a vuestra labor ha llegado a donde está. ¿Se lo esperaba?

Respuesta: No lo esperábamos porque, sinceramente, a nivel de bloque y de individualidades no es un equipo top de Europa como para etiquetarlo de candidato a llegar a una final. Lo que pasa es que en el fútbol el sacrificio, el orden, el compañerismo y el hacer las cosas bien al final tiene su recompensa.

Es verdad que hace un par de años o tres competimos a buen nivel, pero tuvimos cruces complicados contra el Tottenham o el Basilea (que llegó a semifinales) y no llegamos a pasar, pero sí que se lo pusimos complicado. Son cosas que pasan en el fútbol; siempre hay un equipo que destaca y que no tiene nombre, y este año le ha tocado al Dnipro.

P. ¿Cómo ha sido el proceso de crecimiento del conjunto ucraniano desde que os pusisteis a trabajar?

R. Cuando llegamos, el equipo estaba destinado a la cuarta plaza. Las dos primeras estaban adjudicadas al Shakhtar Donetsk y al Dinamo de Kiev; y la tercera, al Metalist Járkov, que también estaba haciendo unas inversiones muy grandes en jugadores sudamericanos -tanto argentinos como brasileños-.

Entonces, el Dnipro siempre estaba en la cuarta posición, cogía plazas de UEFA, pero para jugar previas, y no legaba a pasar a la primeras rondas.

Lo primero que nos encontramos fue un equipo con muchísimos ucranianos y en el que existía mucho desorden en el juego. Es en eso donde empezamos a trabajar. Hubo momentos en los que se tuvo que dar un paso hacia atrás para poder dar mejor el siguiente hacia adelante, había una gran falta de entendimiento en el juego y es verdad que costó mucho esfuerzo, pero los chavales siempre estaban muy predispuestos y le ponían muchas ganas.

Durante las primeras nueve jornadas al equipo le costaba mucho trabajo ganar. Tuvimos que cambiar muchas cosas hasta que poco a poco se dieron cuenta de que con el orden se podía competir con los equipos grandes.

El primer año nos clasificamos para la UEFA, pero nos tocó en la previa el Fulham inglés y no tuvimos muchas posibilidades. Pero al año siguiente sí que lo conseguimos. Seguimos quedando cuartos, pero el siguiente y último fue el año clave. Ya habíamos pasado la liguilla y enfrentamientos contra el Nápoles, la Fiorentina o el PSV Eindhoven, partidos que ganábamos y con los chicos muy a gusto con el sistema de juego. Todo esto ellos lo han seguido llevando a cabo y ahora mismo incluso lo aplican a la selección ucraniana, ya que la base de esta se encuentra en el Dnipro. Al sentir ellos mismos que le hacen frente a cualquier equipo y que son capaces de sacar resultados positivos, pues lo llevan a cabo.

P. Se lo creen más ellos mismos, ¿no?

R. Sí. De hecho tenemos constancia de que cuando iban a jugar con la selección hacían sus propios grupos y comentaban la forma de jugar que estaban haciendo en el Dnipro, y que les estaba dando tan buenos resultados, para que lo aplicaran allí.

P. Una labor prácticamente impecable. Después de tanto tiempo allí, volvéis a España dejando al equipo casi campeón de liga y clasificado para la previa de la Champions, uno de los grandes objetivos que os marcasteis. ¿Fue duro dejarlo?

R. Fue muy duro, porque es una pena que cuando haces un equipo a tu imagen y semejanza te tengas que ir. Más aún cuando consigues algo histórico allí, como era la segunda plaza y el poder competir hasta la ultima jugada con el Shakhtar Donetsk. Allí esto se celebró como si se hubiera logrado un título. Entonces, el problema del conflicto bélico es el que marca nuestra salida.

El presidente y la afición querían que nos quedáramos y le ofrecieron a Juande dos años más de contrato, con una clausula en la que podía existir una posibilidad de rescindir el contrato de manera unilateral, pero es que la situación allí era insostenible. Nosotros, al ser extranjeros, recibíamos continuamente amenazas de guerra. Además de las informaciones que llegaban a España, a la familia. Todos estaban muy preocupados; ya habían regresado varios meses antes porque no era fácil la vida allí. Entonces decidimos dejar el equipo, con mucha pena porque le cogimos mucho aprecio a todo.

P. ¿Les ve preparados para competir de tú a tú contra el Sevilla?

R. Sí. Muchas veces en este tipo de partidos la preparación es más mental que de otro carácter, y el haber llegado a una final después de deshacerse de equipos con prestigio europeo les fortalece. ¿Por qué no van a poder hacer lo mismo contra el Sevilla a un solo partido?

La motivación hace mucho en estos casos, es cuestión de plantear y salir al césped con el nivel de concentración que les permita hacer las dos o tres cosas que tienen que hacer al cien por ciento, eso les va a dar garantías de éxito. Ellos mismos saben que va a ser muy duro, que va a haber que trabajar muchísimo y que luego ganará el que esté más acertado.

P. ¿Cuál es su punto fuerte?

R. La disciplina que tienen en bloque, y luego los latigazos que pegan a la contra con robos y salidas rápidas. Tienen un buen contraataque, sobre todo con Konoplianka, que es un jugador de muchísimo nivel y que es capaz de realizar una jugada personal y cambiar el signo del partido. Tener a un jugador de esas características en un equipo que trabaja tan bien en bloque te da un plus.

P. ¿Y el débil?

R. Ahora está teniendo pocos, pero si hay que poner algún pero puede ser el de la contundencia en la defensa. No quiero decir que se una defensa débil ni mucho menos, pero sí que en momentos determinados pueden tener ciertos desajustes en las marcas o en las coberturas. Es ahí donde podría caer un poco más el equipo.

P. Ha comentado que el segundo puesto se celebró prácticamente como un título, ¿cómo es allí la afición?

R. Es una afición que lo da todo por su equipo, que no para de animar durante todo el encuentro. No es agresiva, sino muy pasional. Se desplazan en masa a todos lados. Con las distancias tan grandes que hay allí en Ucrania muchas veces van a los viajes dos días antes, porque son muchas horas en autobús. Yo creo que si están parejas las aficiones en el estadio se va a vivir un ambiente muy bonito.

P. Para ir terminando, ¿cómo ve al Sevilla?

R. Lo veo en su mejor momento. En un estado extraordinario con una cantidad de partidos ganados increíbles. Y es un equipo que tiene las cosas muy claras y que tiene jugadores de muy buen nivel, y desde luego va a ser un equipo muy difícil de batir. Para mí es el claro favorito, pero seguro que mantendrán su respeto al Dnipro. Yo creo que al final va a ser muy física y no creo que haya muchos goles.

P. Aunque ahora esté fuera de los dos equipos, ¿cómo plantearía el choque si estuviera en el Sevilla y cómo si estuvieras en el Dnipro?

R. Para eso ya hay que pagar (risas). Yo no voy a darle ninguna lección a ninguno de los dos entrenadores, porque ellos saben como plantear el partido. A veces los entrenadores tienen condicionantes que les obliga a preparar el encuentro de una forma u otra. El Sevilla tiene que plantear la final para ganarla, y el Dnipro va a prepararla para defender al Sevilla e intentar hacerle daño en momentos determinados.

Yo creo que ese va a ser el rol de los dos conjuntos. No veo yo a un Sevilla jugando con las líneas replegadas y esperando a que el Dnipro haga algo, porque entonces nos podemos tirar todo el partido esperando a ver quién coge el balón. Esto lo marca que el cuadro ucraniano juega con tres mediocentros defensivos.

P. Después de esta charla futbolística, ¿le veremos pronto con Juande en algún banquillo?

R. Yo espero que sí, que no tardemos mucho. Yo he disfrutado muchísimo viendo este año a gente que no veía, con mi familia, haciendo otras cosas que no se pueden hacer cuando estás trabajando, pero ya hay ganas de tener competición toda la semana. Veremos a ver qué es lo que depara el futuro.

P. Les esperamos para la próxima temporada. Muchas gracias.

R. A vosotros.

Una entrevista de María Trigo.

María Trigo. Coordinadora de contenidos en Olympo Deportivo.

Comentarios 1

  1. Gabriel
    May 28, 2015 Responder

    Ayer pudimos ver que en efecto estaba preparado para competir a primer nivel. El extremo izquierdo Konoplianka hizo un partidazo y acabará jugando en un grande. Da el perfil. Un resultado histórico para el tercer equipo de Ucrania, siempre compitiendo con los dos grandes de allí: Shaktar y Dinamo de Kiev. Tardará años en volver a tener otra ocasión como ésta de levantar un trofeo internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.