Los nombres propios de Río 2016

Los nombres propios de Río 2016

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 pasarán a la historia por haber agrandado la leyenda de grandes estrellas del deporte masculino, como Usain Bolt, Michael Phelps o Mo Farah, y también por haber acogido la consagración de dos nuevas reinas: Katie Ledecky y Simone Biles.

A pesar de las muchas incidencias que hubo fuera de lo estrictamente deportivo, los juegos de Río dejan un buen sabor de boca para muchos deportistas y amantes del deporte, que fueron testigos de cómo se batieron un total de 65 récords olímpicos y 19 plusmarcas mundiales. A continuación, se repasan los principales nombres propios de la cita olímpica.

Botl

Usain Bolt 

El velocista jamaicano se convirtió en «inmortal», como él mismo se autodenominó tras haber conquistado por tercera vez en la historia una triple corona olímpica: oro en los 100 m, en los 200 m y en el relevo del 4×100 masculino. Lo hizo, como casi siempre, de manera sobrada; a pesar de no haber pulverizado sus propios registros.

Bolt se retira en lo más alto, sabedor de que es el mejor atleta de la historia, una leyenda de la que hemos tenido el placer de disfrutar; el primer hombre de la Tierra en bajar de los 9,70 y de los 9,60 en los 100 metros, y de los 19,20 en los 200 m.

Michael Phelps

Anunció su retirada tras haberse convertido en leyenda durante los Juegos Olímpicos de Londres, pero tras superar unos problemas personales decidió volver para eternizarse en Río 2016. El nadador estadounidense cogió medalla en las seis pruebas en las que participó, colgándose el oro en cinco de ellas. Phelps ostenta un total de 28 medallas olímpicas en su palmarés, 23 de ellas de oro.

Nadie tiene ni más medallas ni más oros que él, y además sigue teniendo el récord de oros en una misma Olimpiada (8). No solo hemos presenciado al mejor nadador de todos los tiempos, posiblemente también sea el mejor deportista de la historia.

Katie Ledecky 

Con apenas 19 años, la estadounidense se convirtió en la sensación de la piscina de Río 2016, la única capaz de hacerle sombra a Phelps. Sus marcas serán difícilmente igualables, salvo por ella misma. Y es que la natación se ha convertido en una competición consigo misma.

La de Washington pulverizó el estilo libre, colgándose el oro en los 200, 400 y 800, algo que no ocurría desde México’68. El único oro que se le escapó fue el relevo del 4×100, en beneficio de Australia, algo que no ocurrió en el 4×200.

Simone Biles

La gimnasta norteamericana acaparó todos los focos del Arena Olímpico, escenario en el que cumplió con las expectativas y se consagró como la reina de la plasticidad. Biles se llevó cuatro medallas de oro, ganando con contundencia el concurso general, la final de suelo y la de salto, además del concurso general por equipos. Falló en barras, por culpa de un resbalón que le relegó al bronce.

Al final, cuatro oros y un bronce que le aúpa en el trono de la gimnasia, uno de los más codiciados y caros del deporte. Biles es puro espectáculo, para muchos lo más cercano a la perfección que ha visto el deporte.

Mo Farah

Ser el favorito no implica tenerlo todo ganado. Hay que competir, y el fondista británico lo hizo a la perfección. Mo Farah repitió la doble corona de Londres y se llevó el oro en los 5.000 y en los 10.000 metros, dos de las pruebas más complejas de la pista.

A sus 33 años, el atleta nacido en Somalia sigue demostrando que no tiene rival, y que el sueño dorado no solo puede cumplirse dentro de las fronteras estadounidenses.

Almaz Ayana 

La etíope deslumbró a todos en el primer día de competición en la pista. Ayana dio una auténtica exhibición en los 10.000 metros, registrando un tiempo récord de 29:17.45, poco más de 14 segundos menos de lo que hizo la china Wang Junxia en 1993.

Wayde van Niekerk

El atleta sudafricano se proclamó campeón olímpico de los 400 metros lisos con récord del mundo incluido. El vigente campeón mundial batió la marca registrada por Michael Johnson en los Mundiales de Sevilla (1999), rebajando la plusmarca en 15 centésimas (43.03).

Kaori Icho

La luchadora japonesa se convirtió en la primera mujer en ganar cuatro oros olímpicos de manera consecutiva en un deporte individual, algo solo al alcance de Al Oerter, Carll Leweis y Michael Phelps. Lo hizo en lucha libre, en la categoría de 58 kilos.

Ver también: resumen del #TeamESP en Río 2016.

Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.