Lisboa, epicentro del fútbol y de todas las miradas

Lisboa, epicentro del fútbol y de todas las miradas

Del popular dicho “todos los caminos conducen a Roma” habría que sacar una variante cambiando la capital italiana por la portuguesa: Lisboa, sede de la final de esta edición de la Liga de Campeones. Y es que el próximo sábado 24 de mayo se disputa la final de la Champions League entre Real Madrid y Atlético de Madrid, clásicos enemigos íntimos y regionales, en lo que será la fiesta del fútbol europeo y madrileño por antonomasia, pero eso dejó de ser noticia hace varios días.

Durante este fin de semana, el río Tajo no será el único nexo de unión entre Madrid y Lisboa. El acontecimiento humano ha superado al deportivo. La proximidad geográfica entre ambas localidades hace que el desplazamiento de miles de hinchas rojiblancos y merengues vaya a ser un hito histórico y masivo, y que se alcancen los 100.000 visitantes. Hace semanas que no queda ni una sola habitación vacía en los hoteles y hostales de la ciudad lusa. Por tierra, mar, aire y hasta en bicicleta; cualquier medio de transporte es válido para los aficionados que no quieren perderse esta cita tan emblemática y el espectacular ambiente y aroma a Champions que se respira estos días en Da Luz, estadio que acogerá el encuentro, y en sus alrededores.

De esos 100.000, se calcula que 35.000 personas acudirán sin entrada para poder presenciar el partido. La UEFA ya ha hecho pública su decisión de no poner pantallas gigantes en las calles de Lisboa por motivos de seguridad. Pese a la insistencia de los comerciantes portugueses en instalarlas y los beneficios que ello podría generar, el máximo organismo europeo no quiere que las aficiones de ambos equipos se mezclen, pudiendo dar lugar a conflictos que ensuciarían un fin de semana de Champions en el que nada debe fallar. Por lo tanto, la decisión es clara, solo habrá pantallas en las fans zones de Real Madrid y Atlético, pero no se proyectarán en ellas señal en directo del choque.

La Champions se colará por todos los rincones

Tal es la repercusión que tendrá la final madrileña que se estima que será vista por 11 millones de personas en España y 250 millones en el mundo entero. La reventa de entradas crece como la espuma. Quedan muy pocos billetes y los que aún no se han vendido tienen un precio de oro. Hasta 8.800 euros se está pidiendo por una entrada de primera categoría.  Nadie quiere perderse ni un segundo de lo que pase sobre el césped en esta final tan inédita, ya que cabe recordar que nunca se han enfrentado dos equipos de la misma ciudad en una final de Champions, y en cada ciudad y capital no quedará prácticamente ni un televisor sin encender.

De lo que nadie duda es de que Lisboa ejercerá como juez de la batalla más épica y trascendental disputada hasta el momento por Real Madrid y Atlético. Pase lo que pase, el fútbol de nuestro país tendrá motivos para estar de celebración, ya que uno de sus equipos volverá a dominar el panorama balompédico en el viejo continente. Este fin de semana, la conexión Madrid-Lisboa habla más español que nunca.

Alberto Ardila.

Redacción Olympo Deportivo.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

olympodeportivo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies