Las seis tragedias del mundo del fútbol

Las seis tragedias del mundo del fútbol

Una nueva tragedia ha vuelto a sacudir al mundo del deporte en general y al del fútbol en particular. En la madrugada de este martes, el avión que transportaba a jugadores y directivos del club brasileño de fútbol Chapecoense ha sufrido un terrible accidente.

Viajaban con toda la ilusión del mundo a uno de los partidos más importantes de su historia: iban hacia Colombia para jugar contra el Atlético Nacional el partido de ida de la Copa Sudamericana. Ya no podrán disputarlo. Su vuelo se estrelló en las inmediaciones del cerro El Gordo, cercano al aeropuertos José María Córdova de Medellín. 

Según la Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil), además de los 22 jugadores del Chapecoense, en el avión viajaban 28 dirigentes, miembros del cuerpo técnico e invitados especiales del club brasileño, así como 22 periodistas y nueve tripulantes. En total, 81 personas. Solo han sobrevivido cinco.

Por desgtacia, no ha sido la única tragedia que ha sacudido al mundo del balompié.

La tragedia de Superga

El 4 de mayo de 1949, el mejor Torino de la historia llegó a su fin. El conjunto italiano, que había ganado su quinto Scudetto de forma consecutiva, regresaba de jugar un encuentro benéfico en Portugal cuando su avión se estrelló contra la Basílica de Superga de TurínFallecieron los 31 ocupantes.

Las autoridades italianas concluyeron que las condiciones del tiempo y un error de navegación contribuyeron al accidente. El Torino nunca ha vuelto tener un equipo tan dominante como aquel y la selección italiana también se vio muy afectada de cara al Mundial de 1950, pues la mayoría de los jugador titulares de la Azzurra jugaban en el llamado Gran Torino.

El desastre de Múnich

Nueve años más tarde otra tragedia enmudeció a todos, aunque aquí sí hubo supervivientes. Fue el 6 de febrero de 1958 cuando el Manchester United perdió a ocho de sus futbolistas en el despegue abortado del un avión que terminó impactando contra el aeropuerto de Múnich-Riem tras dos intentos fallidos.

El cuadro inglés, conocido como los Busby Babes, había jugado un partido de la Copa de Europa en Belgrado, en la antigua Yugoslavia, frente al Estrella Roja. El aparato que lo transportaba carecía de autonomía de vuelo suficiente para llegar a Londres, de modo que debió aterrizar en el aeropuerto de Múnich para cargar combustible con la mala fortuna de que ya no pudo salir de ahí. Entre las 21 personas que salieron con vida, se encontraba el portero Harry Gregg y el delantero Bobby Charlton. 

Conmoción en Chile

En una de las mayores tragedias del deporte chileno, el Green Cross emprendía el 3 de Abril de 1961 el viaje de regreso a Santiago tras disputar en Osorno un partido de la Copa de Chile. Parte del equipo, cuerpo técnico, dirigentes y tres árbitros viajaba en un avión DC-3 de la aerolínea nacional LAN. Todos ellos fallecieron.

El avión se estrelló cerca de la medianoche contra el Cerro la Lástimas, cerca de la localidad de Longaví. Perdieron la vida 24 personas, que fueron encontradas diez días después del incidente. 

A pocos kilómetros de la meta

El 8 de diciembre de 1987 otra nueva tragedia sacudió al mundo. 43 personas, entre ellos toda la plantilla del Alianza Lima, que lideraba la Liga de su país, volvían a la capital en un vuelo charter de la Marina de Guerra de Perú tras jugar contra el Deportivo Pucallpa. El avión se precipitó al mar cuando se encontraba a pocos kilómetros del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez y solo sobrevivió el piloto Edilberto Villar Molina.

El club saco fuerzas de flaqueza y terminó jugando ese campeonato con juveniles y algunos jugadores prestados por el Colo-Colo, equipo chileno, que se solidarizó con la causa de esa forma tan especial. 

8.615 días antes de la tragedia del Chapecoense 

El 28 de abril de 1993, el presidente, tres técnicos y 18 jugadores de la selección nacional de Zambia perdieron la vida después de que su avión cayera en mitad del océano Atlántico. El vuelo, organizado por la Fuerza Aérea del país africano, se dirigía a Dakar (Senegal) donde el combinado nacional tenía que jugar un encuentro correspondiente a la eliminatoria del Mundial de Estados Unidos de 1994. Todo iba bien hasta que uno de los motores se incendió y el piloto cometió el error de apagar el otro motor, con lo cual la nave se precipitó al mar. 

La fortuna le sonrió a Kalusha Bwalya, figura de la selección y luego presidente de la asociación nacional de fútbol, que se salvó al tomar otro vuelo para presentarse en su club, el PSV Endhoven. Las víctimas fueron enterradas fuera del Estadio de la Independencia, en Lusaka.

Nosotros recordaremos a los jugadores del Chapecoense de esta manera, felices tras su pase a la final de la Copa Sudamericana.

Fuente del Vídeo: ElDesmarqueTV.es

María Trigo. Coordinadora de contenidos en Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.