Las estrellas estrelladas del deporte

Las estrellas estrelladas del deporte

Dinero, casas, ropa de marca, lujos, etc. Todo queda en nada. Y es que a veces, tenerlo todo parece ser un síntoma para verse abocado a la quiebra. Eso es lo que le ocurre a numerosos deportistas que pasan del cielo al infierno.

Estrellas estrelladas del deporte
Fotomontaje: José Alberto de la Torre.

[dropcap]S[/dropcap]egún un informe publicado por Sports Illustrated en 2009, el 78% de los jugadores de la NFL acaban en bancarrota dos años después de retirarse, o con problemas financieros debido a la falta de trabajo o a divorcios. No muy atrás se quedan los de la NBA, donde un 60% acaba en quiebra cinco años después de dejar la cancha.

Profesionales que durante su carrera ganan millones de dólares acaban sin nada en pocos años. Es el caso de Allen Iverson. Después de 14 temporadas en la mejor liga de baloncesto del mundo, en la que llegó a ganar más de 150 millones dólares, Iverson no consiguió mantener los pies en la tierra y sus problemas comenzaron a ocupar más espacio que sus logros. Militante del Philadelphia 76ers, los Denver Nuggets y los Detroit Pistons, llegó a ser MVP en 2001, pero el juego, el divorcio y los vaivenes con la policía hicieron que acabase malgastando su fortuna.

No se queda atrás Dennis Rodman. El ganador de cinco anillos de la NBA -dos con los Detroit Pistons y tres con los Chicago Bulls- fue tan brillante como escandaloso a lo largo de su carrera. Las drogas, el alcohol y los litigios con su exmujer Michelle hicieron que se gastase los más de 20 millones de dólares cobrados en la NBA. La necesidad de conseguir dinero le hizo probar también suerte en el ring y en las pantallas, e incluso se le contrató para viajar a Corea del Norte para rodar un documental.

El de Scottie Pippen fue otro de los casos más sonados. El que fuera escudero de Michael Jordan, ganador de seis anillos con los Chicago Bulls y parte del inolvidable Dream Team en los Juegos Olímpicos de Barcelona, perdió gran parte de su fortuna por las malas inversiones.

Nadie se libra

En el bando de la liga americana de fútbol se encuentra Travis Henry. Fue suspendido durante un año tras haber violado la política de abuso de sustancias de la NFL. En 2009 fue condenado a tres años de cárcel por financiar una operación de tráfico de cocaína. Ese mismo año, Henry fue arrestado por impago de 16.600 dólares de pensión para uno de sus hijos -llegó a tener casi una docena de mujeres diferentes-.

Las excentricidades también formaron parte de la vida de Mike Tyson. El estadounidense, que llegó a ganar el título mundial de los pesos pesados en dos ocasiones, tocó todos los palos posibles para ‘fundirse’ una fortuna estimada en 300 millones de dólares. En su lista negra no faltaron las fiestas, malas relaciones y desafortunadas inversiones.

Más cercano es el caso de Poli Díaz. El madrileño no superó el haber perdido la final del Mundial de 1991, frente a Whitaker, y acabó adentrándose en el mundo de las drogas. Sin apenas recursos, logró reconducir su vida gracias a la estabilidad que le aportó su pareja, si bien los problemas volvieron a aparecer hace unos años y ha vuelto a ser detenido en varias ocasiones.

Otro español, Joan Garriga, cayó en las drogas para poder aguantar el frenético ritmo de vida. Aunque confirmó que nunca se drogó siendo piloto, sí lo hizo más tarde, cuando acabó buscando en la cocaína la solución a sus problemas. En 2013 se mostró muy molesto en la radio catalana, al confirmarse que iban a subastar su casa después de que Francesc Homs -de la Generalitat- le prometiese que lo ayudaría a recuperarla. “Mi vida es un infierno diario”, llegó a declarar el motociclista.

También el fútbol

Tampoco escapan al caos los futbolistas, como así lo demuestra el estudio realizado en 2011 por la consultora alemana Schips Finanz, en el que se afirma que el 50% de los futbolistas de las ligas europeas se arruinan tras colgar las botas.

A la mente de los futboleros seguro que viene el nombre de Christian Vieri. El excolchonero cayó en bancarrota después de fracasar en el mundo de los negocios, al irse a pique la empresa en la que había invertido sus ahorros, BFC, con la que perdió 16 millones de euros. Sin apenas formación ni recursos, hizo pública su intención de sacarse el título de entrenador para poder encontrar trabajo.

Ganador de dos Mundiales y especialmente querido por su afición, el brasileño Garrincha tuvo una muerte prematura -49 años- por cirrosis hepática, debido a su adicción al alcohol. Otro de los que cayó en las garras del alcohol y las drogas fue Paul Gascoigne, que llegó a gastarse parte de su fortuna en una clínica de desintoxicación.

Otro de los deportes en los que se pueden encontrar carreras descarriladas es en el golf. Si no, que se lo digan al talentoso John Daly, que no pudo evitar sus problemas con el abuso de alcohol y con el juego. Incapaz de reconducir su carrera, se retiró en 2010.

Sin embargo, no solo los hombres caen en la tentación. En un mundo aparentemente dominado por ellos, se encuentran casos como el de Marion Jones. La atleta estadounidense decepcionó a todos al conocerse su positivo por dopaje, lo que la obligó a devolver las medallas logradas y a pasar una temporada en la cárcel.

Se trata de casos no aislados del mundo del deporte, que en ocasiones tienen que ver con la ignorancia de cómo administrar una fortuna que en muchos casos llega cuando aún son demasiado jóvenes. Eso, unido a un origen conflictivo, inestable y sin apenas formación, acaba convirtiéndose en un cóctel que termina por explosionar cuando los deportistas acaban sus carreras; a veces, incluso estando en activo. Una vida cómoda y sin penurias pasa a convertirse en una llena de deudas, o, en el peor de los casos, en un paso por la cárcel o por centros de desintoxicación.

Un reportaje Rocío Bonachera Escribano para Olympo Deportivo Magazine.

Compartir:
Cofundadora de Olympo Deportivo. Periodista, máster en periodismo deportivo e inmersa en el Social Media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.