La maldición de Sagan

La maldición de Sagan

El ciclista eslovaco se hizo con la victoria en la tercera etapa de la Vuelta 2015. Con ello, rompió el maleficio que le acechaba desde 2012.

Peter Sagan
Sagan, tras ganar en Málaga. | Foto: RTVE.

Peter Sagan es un hombre feliz. El corredor eslovaco rompió el pasado lunes en Málaga su maldición con las grandes vueltas. Y es que desde hace tres años no conseguía alzar los brazos. En el pasado Tour de Francia acabó segundo hasta en cinco ocasiones, algo que lejos de frustrarlo le animó a seguir intentándolo.

Al fin lo consiguió. Fue en la tercera etapa de la Vuelta Ciclista a España. Su entrada en el Paseo del Parque de la capital malagueña fue triunfal; el corredor se impuso a Bouhanni (Cofidis) y a John Degenkolb (Giant), uno de su máximos rivales.

El compañero de equipo de Alberto Contador ganó una etapa en la que se repitieron los abandonos por caídas y en la que hubo que escalar uno de los puertos más famosos de la comunidad autónoma andaluza, el Puerto del León.

Pero los datos no se quedan en esas cinco segundas plazas del pasado Tour, ya que el velocista europeo logró colarse entre los cinco primeros en cinco carreras más de la ronda gala, y no todas acabaron en esprín, lo que refleja lo completo que es Sagan, un corredor capaz de escalar repechos y mantenerse fugado en finales con subidas cortas pero exigentes, como ocurrió en Mende.

Sagan saltó a la palestra del deporte de los pedales en 2010, tras ganar dos etapas en la París-Niza y una en la Vuelta a Normandía. En 2011 se hizo con tres etapas de la Vuelta, y un año más tarde llegó a su culmen con otro triplete, esta vez en el Tour, y con el maillot verde -el de la regularidad-. Pero cuando, con 22 años, todo pintaba color de rosas y le empezaban a comparar con gigantes como Mario Cipollini o Erik Zabel, el maleficio le cazó y su protagonismo se vio frenado, hasta su llegada a Málaga el pasado lunes.

Sagan es Sagan. Muchos dudaron de su potencia en los metros finales, otros pocos decían que era su inteligencia a la hora de posicionarse lo que fallaba, pero su trabajo y constancia le han hecho volver a acaparar las portadas de los periódicos. De él depende, a partir de ahora, continuar en esta senda y seguir disputándole esas llegadas a los grandes velocistas del planeta.

Su carácter extrovertido y alocado encandila al gran público, que siempre ha derrochado simpatía por este corredor. Pese a sus fallidos intentos, nunca perdió la sonrisa. Eso sí, ahora sonríe con más motivos.

José Antonio Vega.

José Antonio Vega. Director y Fundador de Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.