El ‘FIFA Gate’ y la gran lacra del deporte

El ‘FIFA Gate’ y la gran lacra del deporte

La confesión del expresidente de la federación nicaragüense de fútbol y el rechazo del TAS ante el recurso presentado por Joseph Blatter para disminuir su sanción de seis años de inhabilitación devuelve a la primera escena mediática el caso conocido como FIFA Gate’.

FIFA Gate

El mundo del deporte ha sufrido en los últimos tiempos duros ataques que han logrado tambalear algunos de sus cimientos más sólidos. La trama de corrupción descubierta en las esferas más altas del organismo que rige el fútbol, etiquetado como ‘FIFA Gate’, va camino de ser uno de los casos más trascendentes y sonrojantes de la historia del deporte.

Desde que las autoridades suizas irrumpiesen en un hotel de Zúrich (Suiza) el pasado 27 de mayo de 2015 el escándalo se hizo público. La detención de siete funcionarios de la FIFA significó el principio del fin Joseph Blatter al mando de dicho organismo, tras una investigación llevada a cabo por la Fiscalía de Nueva York relacionada con la atribución de derechos mediáticos y de mercadotecnia y patrocinio durante competiciones oficiales celebradas en el continente americano. Además, más de una quincena de personas fueron acusadas de fraude, crimen organizado y lavado de dinero, tras las dilucidarse las investigaciones que el FBI llevaba realizando desde años atrás. Se estima que circularon sobornos que rondaron los 150 millones de dólares, y que los delitos se produjeron durante varias décadas.

Seis meses más tarde, el Ministerio Público de Suiza abordaría la segunda investigación judicial, a petición de la propia FIFA. En este caso el motivo fue las sospechas de gestión desleal en la compra de votos y lavado de dinero en relación con la elección de las sedes de los Mundiales de Rusia y Catar.

Lo que empezó azotando a la CONMEBOL acabó salpicando al propio Blatter, como desde un principio se presumía. Eugenio Figueredo, uno de los implicados, reconoció que tanto él como otros directivos llegaron a recibir dinero de empresas televisivas para que les favorecieran comercialmente. También confesó que los presidentes de las federaciones adscritas al organismo que rige el fútbol en Sudamérica percibieron salarios mensuales de manera extraoficial. Algunos de los implicados aceptaron colaborar con el FBI para que sus condenas fuesen reducidas. Al margen de los arrestados, la justicia estadounidense publicó una lista de orden y captura internacional que conglomeraba a 16 dirigentes y exdirigentes del fútbol latinoamericano.

En mitad de todo este revuelo, Blatter optó por dar el paso de poner su cargo a disposición de la FIFA. Poco después sería inhabilitado por parte del Comité de Ética junto a otros altos cargos, entre los que figuraba Michel Platini, presidente de la UEFA, o su compatriota Jérôme Valcke, hasta entonces secretario general de la FIFA.

Meses más tarde, el expresidente de Honduras -que también presidió la federación de fútbol del mismo país- se declaró culpable ante el Tribunal de Nueva York, lo que ha desatado una nueva cadena de confesiones por parte de otros directivos, como es el caso de Julio Rocha. Cabe señalar que numerosos acusados fueron extraditados a Estados Unidos, muchos de ellos pertenecían a la CONCACAF (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol).

A finales del pasado mes de febrero, Gianni Infantino se convirtió en el nuevo presidente de la FIFA. “Hemos pasado momentos tristes, momentos de crisis, pero esos tiempos han terminado ya. Gracias a todos, vamos a trabajar juntos. Quiero trabajar con todos ustedes para restablecer una nueva era en FIFA con el fútbol en el centro”, declaró el suizo tras ser elegido presidente.

Voces en el desierto

No solo las autoridades lograron destapar los trapos sucios de la FIFA. En las últimas décadas, varios periodistas independientes señalaron con una meritoria precisión escándalos como este y como otros muchos que se han ido descubriendo con el paso del tiempo en otros deportes. Durante todos este tiempo, estos profesionales han sido tildados de locos y marginados por parte de los organismos implicados, e incluso por los propios medios de comunicación.

Andrew Jennings es uno de ellos. Este periodista de investigación ha escrito varios libros sobre la corrupción en el deporte, y ha tenido que lidiar con muchas instituciones en su constante lucha para que la verdad saliese a la luz. El escocés, que atendió la llamada de Olympo Deportivo, no escondió sus reticencias ante los últimos acontecimientos: “Los suizos van por un lado y los norteamericanos por otro, es una locura. No creo que vaya a salir una sola verdad de todo esto, y no confío en nada de lo que la FIFA dice”.

“Hay que tener en cuenta que no es una situación congelada, es una situación que va cambiando cada semana. No hay que olvidar que hace meses estuvieron registrando oficinas en Francia”, añade Jennings, antes de atizar a la prensa: “No son tan poderosos realmente. El problema es que los periodistas son tan inútiles que se dedican al ‘él dijo’, ‘aquel dijo’. Blatter ha estado en una organización criminal durante 40 años. El problema son los medios y su indiferencia”.

José Antonio Vega.

Compartir:
Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.