La Décima llegó a contracorriente

La Décima llegó a contracorriente

La espera mereció la pena. Doce años después, el Real Madrid es campeón de Europa por décima vez en su historia. Lisboa vio una final -la primera entre dos clubes de la misma ciudad- disputada y con un engañoso resultado. Los colchoneros tenían la Champions en sus manos hasta el minuto 93, en el que apareció Sergio Ramos para forzar una prórroga en la que solo hubo un color, el blanco.

Bale anotó el segundo
Bale celebra el 2-1. Foto | Marca.

No es plato de buen gusto para ningún futbolista perderse una cita tan importante como una final de Liga de Campeones. Ni siquiera los problemas físicos frenaron las ansias de Diego Costa y de Karim Benzema, quienes forzaron la maquinaria al máximo para ser de la partida. Así pues, tanto Simeone como Ancelotti no dudaron en hacer uso de ellos en el once inicial, aunque el hispano-brasileño tan solo aguantó ocho minutos sobre el césped.

En cambio, quien no logró superar sus molestias físicas fue el rojiblanco Arda Turán Para contrarrestarle, el técnico colchonero apostó por el poderío de Raúl García.

Por parte merengue, la ausencia ya conocida –por sanción- de Xabi Alonso fue suplida por el alemán Sami Khedira, mientras que Pepe se vio obligado a partir desde el banquillo, también aquejado por una lesión muscular, y su puesto lo ocupó el francés Varane.

Como cabía esperar, el primer tramo del encuentro resultó bastante igualado, con los dos equipos midiendo sus fuerzas en la zona ancha del terreno de juego. El físico primó sobre el juego. Tan solo una combinación entre Bale y Benzema logró poner en alerta a la zaga colchonera.

Los rojiblancos sabían que tenían su gran baza en la presión y la asfixia al rival. Obligaban a los blancos a encomendarse al desplazamiento en largo o desde los costados.

En el 25’, un mal despeje de Ramos forzó un córner que logró despejar el Madrid y armar una contra que acabó con amarilla a Raúl García por una entrada, y con otra del mismo color a Sergio Ramos, por protestar.

En el minuto 31 llegó la primera gran ocasión del partido .Un error de Tiago en una entrega provocó una galopada de Bale hacia la frontal del área, desde donde chutó. La pelota salió cerca del palo derecho de Courtois.

Godín abre la lata

Se iba a acordar el galés de esa jugada, ya que cinco minutos después, el Atlético de Madrid logró abrir la lata. Lo hizo Godín, para sorpresa de todos, en una extraña acción. Una segunda jugada tras un saque de esquina acabó con el uruguayo peinando el esférico y superando a Iker Casillas, quien estaba adelantado y no pudo llegar a tiempo para sacar la pelota antes de que atravesase la línea de gol.

El tanto provocó un auténtico estallido de júbilo entre los aficionados rojiblancos que poblaban las gradas del Da Luz. Encajó mal el zarpazo el cuadro madridista, al que se le vio totalmente perdido desde ese momento hasta el pitido que indicaba el descanso. Los atléticos pudieron incluso ampliar su ventaja, con un remate de córner que se marchó algunos metros por encima del larguero.

Tras la reanudación, misma dinámica sobre el verde que en los últimos compases del primer periodo. En esta ocasión fue Raúl García el que avisó, con un disparo desde fuera que también se marchó alto.

Solo a balón parado pudo poner cerco el Real Madrid a la portería colchonera. Una falta lanzada por Cristiano Ronaldo fue desviada por el guardameta rival a córner. Pero tenía que cambiar cosas Ancelotti, y lo intentó con un doble cambio en el que saltaron al césped tanto el malagueño Isco como el brasileño Marcelo. Los sacrificados fueron Coentrão y Khedira. Y encontró la primera reacción gracias a un centro de Ramos desde la izquierda, al que estuvo a punto de llegar Ronaldo, pero tan solo la rozó.También lo intentó el propio Isco, desde fuera, pero su disparo salió muy desviado. Más tarde fue Bale el que probó fortuna, tras una pared. El resultado fue el mismo.

Pasando el 70’ volvió a acercarse el Atleti con un centro desde la derecha al punto de penalti, en el que apareció Casillas antes que Villa, pese a la estirada del asturiano.

Ronaldo también lo intentaría, rozando el 75`, pero su acrobático remate se fue muy arriba. La frustración de Bale se incrementaba por cada ocasión fallada. En el minuto 77 volvía a galopar dirección al área contraria, y de nuevo su disparo salió por línea de fondo.

Ramos fuerza la prórroga

En los últimos compases del choque se pudo ver a un Real Madrid descontrolado y ansioso, en busca del empate, y a un Atlético bien armado en defensa, cediendo pocos espacios y demasiados saques de esquina. Y precisamente en uno de ellos llegó el empate. En el minuto 3 de la prolongación apareció la cabeza de Sergio Ramos, a pase de Modric, para enviar el cuero al fondo de las mallas.

No hubo tiempo para mucho más tras el tanto del sevillano. A los merengues les tocaba soñar; y a los indios, sufrir. Era el momento de unas breves instrucciones de los técnicos, era el momento de tirar más que nunca del físico.

Alta tensión la que se respiraba durante la prórroga. Solo a través de jugadas a balón parado se apreciaba cierto peligro en las áreas; los riesgos eran mínimos en defensa.

En el minuto 107 lo intentó Modric, desde lejos, pero el meta belga del Atlético de Madrid supo atajar el cuero sin problemas. La respuesta estuvo en la cabeza de Godín, pero en esta ocasión detuvo Casillas.

Goleada con viento a favor

Las piernas pesaban mucho, más de la cuenta. Di María la controlaba por la izquierda, se zafó de dos defensores y chutó. Courtois despejó y el rechazo lo aprovechó Bale, que de un testarazo puso el 2-1 en el luminoso.

Nuevo mazazo para los colchoneros, que veían como se les escapaba de las manos el título que casi acariciaban, algo que aprovechó Marcelo para sentenciar la final y colocar el 3-1 en el partido. El brasileño se internó en el área y batió a Courtois.

La Décima estaba ahí. Y Ronaldo quería sumarse a la fiesta. Lo hizo desde los once metros, transformando un penalti que él miso provocó.

Ficha técnica:

Real Madrid: Casillas; Carvajal, Varane, Ramos, Coentrão (Marcelo, min. 58); Khedira (Isco, min.58), Modric, Di María; Balle, Benzema y Cristiano Ronaldo.

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Godín, Miranda, Filipe Luis (Alderweireld, min. 82); Gabi, Tiago, Koke, Raul García (Sosa, min. 65); Villa y Diego Costa (Adrián, min. 8).

Árbitro: Bjom Kuipers (Países Bajos) Amonestó con cartulina amarilla a Raúl García (min. 26), Miranda (52),Villa (min. 71), Juanfran (min. 73), Koke (min. 85), Gabi (min. 99) por el Atlético, y a Ramos (min. 26), Khedira (min 45.), en el Real Madrid.

Goles: 1-0. Godín, min. 36, 1-1. Sergio Ramos, min. 93. 2-1. Bale, min. 109. 3.1. Marcelo, min. 117, 4-1. Ronaldo (p), min. 119.

Incidencias: Partido correspondiente a la final de la Liga de Campeones, disputada en el Estadio Da Luz, con una capacidad de 66.500 espectadores.

José Antonio Vega.

José Antonio Vega. Director y Fundador de Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.