Érase una vez un gregario. Un hombre -llamémosle JL- de palmarés modesto que el día anterior no había tenido fortuna, como el resto de sus...