Indira Terrero y Pablo Torrijos sobresalen en Praga

Indira Terrero y Pablo Torrijos sobresalen en Praga

La capital de la República Checa ha despedido este domingo uno de los eventos más señalados del presente año en el mundo del atletismo. El campeonato de Europa en pista cubierta se saldó con buen sabor de boca para los amantes de este deporte, que pudieron disfrutar de nuevos registros históricos y de un buen espectáculo.

Para los intereses españoles, las dos medallas conseguidas contrastan con la sensación de infortunio, especialmente en cuanto a atletas de los que se esperaba algo más.

Consagración de plata

Indira Terrero y Pablo Torrijos han sido los nombres propios para el atletismo español en Praga 2015. La saltadora de vallas de origen cubano sorprendió a todos con una magnífica carrera que le alzó con la medalla de plata.

Idéntico resultado obtuvo el joven castellonense en la prueba de triple salto, que además vino acompañado de un nuevo récord de España, tras un salto de 17,04 centímetros. Torrijos, que demostró que aún tiene margen de mejora, se ha convertido en el primer medallista español de la historia en esta prueba. El oro fue para el portugués Évora, toda una leyenda.

Sin premio 

La cruz en estos campeonatos se la llevaron, paradójicamente, las grandes esperanzas de medalla para la delegación española. Ruth Beitia, que hasta el momento ha sido un seguro en la altura femenina, se vio penalizada por los nulos iniciales y tuvo que conformarse con el quinto puesto pese a superar el mismo listón que la atleta que se colgó el bronce (1,94 metros). El oro fue para la rusa Kuchina, quien superó los 1,97 metros y se llevó el desempate con la italiana Trost, en una de las finales con menos nivel de la última década.

Otra de las grandes esperanzas, Borja Vivas, se quedó sin premio en la final de lanzamiento de peso,  tras un arranque incómodo que le hizo quedarse a las puertas del bronce.

Por su parte, el sevillano Kevin López, que había apostado por el oro ante los micrófonos de Olympo Deportivo, se vio sorprendido por sus rivales en una complicada semifinal que le dejó fuera de la final, pese a haber marcado un buen tiempo. Tampoco tuvo fortuna su paisano David Palacio en la otra semifinal de los 800 metros. Acusó en exceso el desgaste inicial y los codazos recibidos.

Tampoco hubo presencia hispana en la final de los 1.500 metros, pese a una buena actuación de Marc Alcalá.

En la prueba de 3.000 metros, Adel Mechaal pecó de inexperiencia y se hundió en los últimos metros, dejando al veterano Jesús España un gran sabor de boca, tras quedar en cuarto lugar. El oro fue, como se esperaba, para el turco Ali Kaya, quien además logró el récord de los campeonatos.

Maslák, héroe local

El checo Pavel Maslák revalidó ante su público el título de campeón de Europa en los 400 metros lisos, para júbilo de la grada. Además, su gran actuación le valió para obrar el récord de los campeonatos.

Momentos antes, el francés Lavillenie había registrado otro récord de los campeonatos; en este caso en la prueba de pértiga, una de las más esperadas. Y es que el galo es actualmente uno de los mejores atletas del mundo, y está llamado a convertirse en leyenda. De hecho, sus 6,04 metros se le quedaron cortos e intentó -sin fortuna- batir el récord del mundo -aún en manos de Sergei Bubka-, poniendo el listón en 6,17 metros. Pocos dudan de que lo conseguirá.

Otro momento histórico que se vivió en el olímpico de Praga fue la coronación de la serbia Spanovic como la nueva reina de la longitud femenina. En peso, también hubo sorpresa, siendo la húngara Anita Marton la que se colgó la medalla de oro.

El triplete francés en la prueba masculina de vallas ha sido otro de los grandes momentos del Europeo de Praga. No hubo lugar a la duda, en una prueba muy hegemonizda por los franceses. Martinot-Lagarde lideró la final con su mejor marca del año (7 minutos y 49 segundos), seguido por sus compatriotas Bascou y Belocian.

La prueba más esperada llegó en el último día, con la final de los 60 metros lisos. En ella, el británico Richard Kilty cumplió con lo esperado y se llevó el primer puesto.

Rusia corona el medallero

Una vez más, la nación del Este de Europa puede presumir de ser la mejor del viejo continente en esta modalidad deportiva. Los rusos, con 6 oros y 2 platas, encabezan un listado en el que Francia y Reino Unido también cuajaron buenos resultados.

España, por su parte, finalizó en el puesto número 18, cosechando el peor resultado en los últimos 21 años, y deberá esperar hasta la próxima cita, que será Belgrado 2017, para mejorar sus números.

Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.