Honor a quien honor merece

Honor a quien honor merece

En esta semana de culminación de la temporada de béisbol en las Grandes Ligas de Estados Unidos es necesario hacer un inciso y sencillamente aplaudir a uno de los más grandes beisbolistas, como lo es el norteamericano Derek Jeter; quien anunció su retiro y puso fin a su carrera como pelotero activo.

Quizás no será el Dios del béisbol, ni el mejor jugador de los Yankees de Nueva York de todos los tiempos -como sus detractores mencionan-, pero sin duda ha pasado a ser la imagen de ese sentimiento Yankee en la dinastía del final de los noventa hasta los presentes días. El deportista ha vivido un 2014 de despedida, recibiendo agradecimientos, simpatía y homenajes en más de un estadio.

Jeter juega en el campo corto del equipo del Bronx desde 1995, son casi 20 años vistiendo la misma camiseta con la que se despide portando 5 anillos de Serie Mundial, con 2.747 partidos disputados, 5 guantes de oro, 310 de porcentaje de bateo y 260 jonrones en toda su carrera. Números que, por poco que se conozca del deporte, asombran a cualquiera y nos lleva a sentir respeto por un deportista.

Los Yankees de Nueva York invitaron a todos a disfrutar el pasado 24 de septiembre del día de Derek Jeter, el ídolo local jugó su último partido en su propia casa, en el final de la ronda regular de las Grandes Ligas, donde exjugadores y actuales baluartes con lágrimas en los ojos brindaron un caluroso homenaje a esta insignia de los Yankees. La grata sorpresa llegó con la aparición de Michael Jordan, quién en sus palabras aseguró ser fan del ahora legendario número 2.

Pero si vamos más allá, Jeter también es embajador del béisbol. Seguramente en tierras europeas se desconozca, pero en toda América pasó a ser un ídolo no solo como jugador de béisbol, sino también por la entrega al deporte como tal, por ser de esos deportistas de los que se habla mucho más de su trayectoria deportiva que de su vida privada. Jeter llegó a rozar -aunque para muchos la alcanzó- la excelencia.

Por si fuera poco, si los números anteriormente mencionados no impresionan, es necesario comentar que nunca fue expulsado de un partido, que visitó la camiseta de su país en los clásicos mundiales de béisbol y que hasta recibió homenaje de despedida en el feudo de su “archienemigo” -Medias Rojas de Boston-.

De Derek Jeter se puede decir mucho en el béisbol, «lideró» también páginas rosas por su extensa vida «amorosa» con personalidades en Estados Unidos, pero también se puede hablar que desde 1996 -cuando era un novato-, decidió crear una fundación para ayudar a jóvenes a evitar las drogas y el alcohol entre otras cosas. Ya en su despedida dijo que buscará el canal de conectar a fanáticos con deportistas y además parece tener un puesto seguro como comentarista. Quizás haya mucho que decir de un gran atleta como este, pero al final terminaremos con honor a quien honor merece y a Derek Jeter solo se le pueden dedicar dos palabras: respeto y gracias.

José Antonio Guerrero.

Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.