Griezmann encuentra la luz

Griezmann encuentra la luz

Musa y Debuchy | FIFA.com
Musa y Debuchy | FIFA.com

Francia se clasificó para los cuartos de final del Mundial tras vencer por 2-0 a Nigeria en un partido que tuvo incertidumbre hasta los últimos minutos. Los de Deschamps jugaron un encuentro gris, en parte por mérito de los nigerianos, que bien pudieron llevarse el gato al agua. La entrada de Antoine Griezmann  en la segunda mitad revitalizó al conjunto del gallo y cambió por completo la cara a un equipo que por momentos dio síntomas de incapacidad y que jugó con fuego durante demasiados minutos.

Nigeria consiguió durante los primeros instantes de partido desposeer de la pelota y anular a Francia,  logrando disponer de buenas ocasiones. La mejor de ellas fue el gol anulado a Emenike a los veinte minutos por fuera de juego del delantero africano. Acertó el juez de línea al dar invalidez al tanto.

En el conjunto galo, el mayor peligro lo llevaron las internadas y proyecciones en ataque de sus interiores, Pogba y Matuidi. Enyeama evitó el tanto del primero después de una semi-volea del jugador de la Juventus. El doble ‘9’ dispuesto por Deschamps con Giroud como referencia y Benzema tirado a la izquierda permaneció inédito toda la primera parte. Parte de culpa de esto lo tuvo la solidez de la zaga africana, que solo mostró cierta vulnerabilidad en su costado izquierdo, con un Oshaniwa un tanto despistado. Especialmente encomiable fue la labor de la pareja de centrales formada por Yobo y Omeruo. Este último, propiedad del Chelsea, jovencísimo y con unas condiciones innatas para marcar una época.

No todo iba a ser coser y cantar para los franceses como se podía pensar a priori. Los nigerianos vendieron bien cara su piel y se mostraron como un equipo sólido, con las ideas bien definidas. Su técnico, Keshi, ha apostado por el mismo bloque que ganó la Copa África 2013 y sus jugadores corresponden sobre el verde. Emenike tuvo el primero para los suyos con un fuerte disparo de media distancia que repelió de puños Lloris.

La segunda parte comenzó con el deseo francés de dar mayor fluidez a su juego y nigeriano de seguir dando esa buena imagen que estaba consiguiendo secar a Les Bleus. Francia estaba obligada a mostrar una versión mejor a la dada durante el primer acto.

Gallos’ sin ideas

Pasaban los minutos y Nigeria se encontraba mucho mejor con el balón que Francia, que pedía un cambio a gritos. Deschamps quitó a Giroud del campo para dar entrada a Griezmann. Así, Benzema volvió a su hábitat natural y el jugador de la Real Sociedad ocupó el flanco izquierdo. Odenwingie lo probó de lejos y Lloris despejó con grandes reflejos.

Pese al mal partido cuajado por Francia, los altos quilates que tienen los jugadores de esta selección son indiscutibles. De una combinación fantasiosa entre Griezmann y Benzema nació la mejor ocasión gala, que acabó con un disparo del delantero del Real Madrid despejado por el cancerbero nigeriano. Bien pudo ser el primer gol de la calurosa tarde de Brasília.

La entrada de Antoine Griezmann dio más imaginación y otro aire al ataque francés. Los de Deschamps siguieron acumulando ocasiones. Cabaye chutó al travesaño el rechazo de un saque de esquina ante el atónito de los hinchas franceses presentes en el estadio y justo después Enyeama sacó milagrosamente un remate con la testa de Karim Benzema.

Pogba no perdona

Sin embargo, el fútbol es cruel en todos los aspectos que se precie. Puedes pasar de ser héroe a villano en tan solo un segundo. Que se lo digan a Enyeama. Justo después de sacar una mano salvadora a Benzema, el arquero nigeriano se equivocó en una salida tras un córner palmeando ligeramente el esférico, pero dejándoselo plácido para el remate de Paul Pogba en el segundo palo y poner el primero en el luminoso. El centrocampista francés conseguía así el tanto que tanto se le había resistido durante el encuentro.

Francia resucitó justo a tiempo tras haber cuajado un encuentro muy discreto. Griezmann tuvo el segundo en sus botas con un potente zurdazo pero Enyeama, esta vez sí, voló para enviar el balón a córner con una intervención de gran mérito. Lastimosamente, este deporte es un juez severo y se recuerdan mucho más los fallos que los aciertos pero, a excepción de la jugada del gol, el partido del guardameta de las ‘aguilas verdes’ fue para enmarcar.

El gol de Francia fue una losa muy pesada para los nigerianos, que se hundieron en el subsuelo. Ese bajón anímico lo aprovecharon los galos para poner el 2-0 en el marcador. Griezmann se desmarcó al primer palo para recibir el envío de Valbuena y el centro de éste lo despejó Yobo hacia su propia portería. Infortunio africano para despedirse de un Mundial en el que llegaron hasta donde su ímpetu y fuerza les dejaron. Francia ya espera rival en cuartos y, salvo sorpresa, serán los alemanes. Se viene fútbol y del bueno.

Alberto Ardila

Ficha técnica:

Francia: Lloris; Debuchy, Varane, Koscielny, Evra; Cabaye, Matuidi, Pogba; Valbuena (Sissoko), Giroud (Griezmann), Benzema.

Nigeria: Enyeama; Ambrose, Yobo, Oshaniwa, Omeruo; Onazi (Gabriel), Mikel, Musa, Moses (Nwofor), Odemwingie, Emenike.

Goles: 1-0, min 79, Paul Pogba; 2-0, min 90, Griezmann.

Árbitro: Mark W. Geiger (USA): Amonestó con cartulina amarilla a: Matuidi.

Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.