Dice una frase célebre y de uso cotidiano que lo único imposible es aquello que no se intenta. Esa premisa fue a la que se agarró Mirna Pérez...