La Tercera y la sospecha de los partidos amañados

La Tercera y la sospecha de los partidos amañados

[dropcap]E[/dropcap]l fútbol es el deporte por excelencia de las emociones, en el que se ríe, se llora o se desatan los más desaforados sentimientos. Con el fútbol se vibra al marcar un gol, se salta de alegría si tu equipo gana una final y te hundes en lágrimas si, por el contrario, la pierde. Irracional, inexplicable. Así es el fútbol. Y aún lo es más en categorías inferiores, donde el nombre y el escudo pesan más que los resultados; donde la afición veterana sigue con una fe incondicional a su equipo, aunque a veces la realidad no les dé la razón y donde los pupilos jóvenes se sienten extrañamente atraídos por eso que llaman “sentimiento”. Es aquí donde, se supone, no hay lugar para lo extradeportivo, para los engaños; donde sólo entran en juego garra y corazón.

Todo parecía normal para los aficionados cuando el pasado 20 de diciembre de 2015 se disputaba el Paterna-Castellón, jornada 18 del Grupo VI de Tercera, con un resultado final en el que se impuso el equipo visitante (1-2) tras fallar un penalti y marcar el gol de la victoria en el minuto 89. Para los valencianos no cambiaban las cosas; en cambio, para los de la capital de La Plana esa victoria les daba el pase a las posiciones de playoff. Hasta aquí, la historia no tenía nada destacable.

Las apuestas entran en juego

En cambio, todo dio un giro inesperado cuando hace unas semanas saltaron las alarmas: el partido podría haber estado amañado desde una casa de apuestas asiática. Y es que el enfrentamiento recibió un número total de apuestas 2.000 veces superior a la media de esta categoría, ascendiendo así a 3.700€ la cantidad que se llegó a manejar en esta casa de apuestas. Sin duda, unas cifras desorbitadas.

Aunque éste no fue el único hecho que despertó la atención; al parecer, los apostantes tenían muy claro cuáles serían las directrices que seguiría el partido: en primer lugar, no se le daba por ganado el partido al Paterna, equipo local; más adelante, se decantaron porque el Castellón sería el ganador del encuentro; y por último, y más destacable, acertaron con que se iban a marcar, al menos, tres goles. Y así fue: el encuentro terminó con un marcador de 1-2. Fue en el minuto 73 cuando el partido estaba empatado, con un 1-1, cuando se pagaba tan sólo 1.73€ por euro apostado a la victoria visitante, y por el contrario, 13€ por euro apostado a la victoria local. Las cosas parecían claras.

Esto era, cuánto menos, extraño. ¿Cómo podían estar tan seguros de lo que apostaban?, ¿cómo podían predecir que el Castellón se acabaría imponiendo cuando el partido estaba en tablas? Esto también sorprendió a las casas de apuestas, por lo que varias de ellas cerraron la cotización ante la avalancha de apuestas recibidas.

En este caso, hay alguien a quien se han aventurado a culpar, y éste es el defensa del Paterna Roberto Amarilla, quien a pesar de su gran experiencia cometió un error a la hora de defender el gol que le dio el triunfo al equipo castellonense. Resultó también notorio que este jugador apareciera en el once titular tras muchos encuentros empezando en el banquillo.

[bctt tweet=»El Paterna-Castellón multiplicó por 2.000 el número total de apuestas recibidas «]

Tras estas acusaciones de amaños focalizadas en dos clubes y más especialmente personalizadas en un jugador, el Paterna se apresuró a emitir un comunicado en el que negaba rotundamente su implicación en el caso y defendiendo a su jugador, afirmando que se defenderá ante los tribunales por herir el honor de su persona. Así, el histórico club valenciano dio la cara, negando todo a lo que se le estaba acusando y ejerciendo acciones legales, lo que demuestra una actitud activa frente a todo lo ocurrido.

Por el contrario, el club albinegro de La Plana ha evitado pronunciarse. Aun teniendo previsto emitir un comunicado, son varias las fuentes del club que declaran que no van a hablar ni ellos ni sus jugadores, ya que además, recuerdan, algunos de los futbolistas que participaron en el encuentro ya no militan en las filas del Castellón.

Cuando se declara un partido sospechoso de amaño, deberían entrar en juego autoridades pertinentes del país en cuestión para investigar el caso y tomar las acciones oportunas. Dos semanas después de que saltara la noticia, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no se ha manifestado al respecto.

Miriam Barberá.

Compartir:
Redactora de Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.