Inicio / Noticias / Opinión / Esta Liga no es de dos
Esta Liga no es de dos
Nasri disputa un balón con Nacho. | Foto: SFC.

Esta Liga no es de dos

La Liga tiene a más de uno de la capital de España al borde del infarto. Y no es para menos. Se las prometía muy felices este Real Madrid de Zidane que hasta hace muy poquito se daba golpes de pecho hablando de récords de imbatibilidad y de rachas históricas. Se deleitaba el equipo blanco con la endeblez y la irregularidad de su enemigo azulgrana y con la importante ventaja conseguida en cuanto a puntos con respecto al conjunto de Luis Enrique. Se recreaban los madridistas en la inoperancia de un Atleti que, definitivamente, ha dado un paso atrás en ambición, en juego, en fútbol y en resultados. Se estaba poniendo el panorama casi para cantar el alirón a mediados de marzo, pero, ¡qué maravilloso es el fútbol!, apareció el convidado de piedra. Y vaya si apareció.

Tres partidos seguidos ante el Sevilla han sacado a relucir las carencias del todopoderoso equipo merengue. Y es que, a pesar de pasar por encima de los andaluces en la Copa, si alguien ha dejado cadáveres por el camino ese ha sido Sampaoli. El técnico nervionense ha hecho humanos a los galáctios. Ha abierto la veda para que otros le vean las flaquezas y ha sembrado las dudas suficientes en el personal como para que pensemos que hay campeonato por delante.

Y vaya si lo hay. Los nervios se pulsan en el ambiente. Cuestionado Zidane, cuestionado Benzema, problemas en la Copa con el Celta y hasta el punto de mira puesto en el intocable Cristiano Ronaldo. ¡En Cristiano Ronaldo! Hay miedo en el Madrid porque el giro de 180 grados ha sido total. Las lesiones lo azotan sin piedad y los jugadores llamados a marcar la diferencia, léase el portugués, están muy por debajo de su nivel aunque algunos se empeñen en querer hacer ver lo que no es.

El que sí emieza a ser otra vez él mismo es Lionel Messi. Un rato le basta para revolver un partido por completo y en ese estado de forma el Madrid sabe que no se puede relajar. Qué espectáculo el 10 del Barça.

Y el verdugo. El Sevilla. El que ha destapado la caja de pandora y al que algunos todavía no se toman en serio. Bendito favor le hacen. La mezcla perfecta entre ambición, calidad y capacidad para pasar desapercibido. El enemigo que nadie quisiera encontrarse por el camino. El que te mata silenciosamente.

Vaya que si hay Liga. Y no una Liga de dos, precisamente.

Una columna de Andrés Ocaña.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR