El retorno de los califas

El retorno de los califas

Cuarenta y dos años han tenido que pasar para que el ciudadano cordobés vuelva a ver al equipo de su tierra en Primera División. En un agónico final de partido, un gol de Uli Dávila cuando los hinchas grancanarios ya celebraban el ascenso devuelve al equipo andaluz a la máxima competición a nivel nacional.

El camino hacia la gloria

El Córdoba CF cumplió con el objetivo que se impuso la Liga Adelante con la implantación del sistema de ‘playoffs’: otorgar oportunidades a más de un equipo sin plaza para el ascenso directo. Precisamente, en la clasificación de la temporada el club blanquiverde ocupó la séptima plaza, la última que daba acceso a las eliminatorias –el tercer lugar ocupado por el Barça B hizo que se pudiera jugar más allá del sexto lugar habitual-. Por el camino dejó al Murcia, en la eliminatoria de semifinales, y en la final se encontró a un clásico de la Primera División como Las Palmas, que “solamente” hace doce años que no milita en la Liga BBVA.

La final por el ascenso se jugó con el ya casi extinto sistema de ida y vuelta. La ida en el hogar cordobés dejó abierto un frente de posibilidades en un partido repleto de ocasiones en el Arcángel que ninguno de los dos equipos pudo materializar en gol. Con un resultado nulo, el Córdoba, consciente de la dificultad de ganar en campo contrario, se aferró a la posibilidad que finalmente le ha llevado al triunfo en su objetivo por recuperar plaza en Primera: un empate a goles en el que el doble valor del gol en campo contrario jugara a su favor.

En un Estadio de Gran Canaria lleno hasta la bandera, con una UD Las Palmas con una plantilla llena de jugadores expertos ya en la máxima categoría de la talla de Nauzet, Valerón, Aranda o Apoño, los jugadores del equipo califa no se amedrentaron y salieron a buscar el partido, controlando el esférico la mayor parte del primer tiempo. Sin embargo, su acción de mayor peligro fue un lanzamiento de falta directa de Abel Gómez que atajó con apuros Barbosa. Sin embargo, desajustes defensivos casi le cuestan un gol en contra con un mano a mano de Momo que Juan Carlos consiguió despejar. La segunda mejor ocasión para el Córdoba estuvo protagonizada por Pedro, que en una galopada consiguió plantarse ante Barbosa, aunque el hecho de quedarse sin ángulo de tiro le privó de una disparo de mayor peligro.

Con el guion de ambos equipos se llegó al descanso, cada uno consciente de aquello que tenían que hacer para cumplir el objetivo: marcar. Recién comenzada la segunda mitad del encuentro, un balón robado a la defensa cordobesa sirvió para que Nacho Aranda sirviese en bandeja el gol a Apoño, quien llegaba en segunda línea. El Córdoba, pese al mazazo del gol que en ese momento convertía al equipo canario en campeón del ‘playoff’, siguió intentando conseguir el objetivo subrayado antes del comienzo del partido, marcar y aferrarse al doble valor de ese tanto. Con este fin entre ceja y ceja transcurrió el resto del encuentro.

En el tiempo añadido, y aún con el marcador de 1-0 para Las Palmas, la afición que tantas veces ha llevado en volandas al equipo canario jugó en su contra, pues una invasión de campo por parte de un sector de los aficionados obligó al colegiado Sánchez Martínez a parar el encuentro en el añadido. Tras casi diez minutos de espera, un balón a la olla del meta cordobés Juan Carlos acabó en un centro al área que remató en primera instancia Raúl Bravo para que finalmente Uli Dávila se llevase la gloria en un gol en que Barbosa pudo hacer algo más. Sin tiempo de reacción, y habiendo vendido la piel del oso antes de cazarlo, volvieron los jugadores y aficionados grancanarios a casa, pues el 1-1 final convertía al equipo andaluz en un conjunto de Primera.

Una ciudad de fiesta

El pitido final, el que de verdad cuenta para ganar un partido, hizo que la ciudad andaluza saliese a la calle a celebrar en tromba el ansiado ascenso de un equipo que llevaba muchos años peleando por ello para morir siempre en la orilla. La céntrica Plaza de las Tendillas fue el lugar de reunión de una afición que ante los disgustos de la Selección Española en este mundial encontró en el equipo de su tierra una alegría que los más jóvenes de la ciudad aún no conocían. Los cánticos como “Barça, Madrid… el Córdoba está aquí” se prolongaron hasta altas horas de la noche, con el agua como protagonista para contrarrestar el calor de la preciosa ciudad andaluza.

Córdoba, de Primera.
La ciudad de Córdoba celebra el ascenso | Foto: Andrea Nieddu

Hoy, lunes 23 de junio, los jugadores harán un recorrido por la ciudad que culminará de nuevo en la Plaza de las Tendillas, tras un paso previo por el Estadio Nuevo Arcángel, que estará lleno en sus más de 20.000 localidades, pues las colas para conseguir una de las entradas de la fiesta se formaron desde bien temprano durante la mañana.

Tras la llegada de los jugadores a la estación del AVE Córdoba Central en torno a las 20:30 horas se hará un recorrido por la ribera del Guadalquivir hasta el estadio blanquiverde, de donde se partirá hasta la plaza central de Córdoba para disfrute en comunión de jugadores y aficionados.

Tras este resultado, Córdoba acompañará a Eibar y Deportivo en la máxima categoría. Enhorabuena desde esta publicación a sus aficionados, plantilla, cuerpo técnico y directiva por el cumplimiento de ese objetivo tan ansiado durante tanto tiempo.

David Soriano.

Compartir:
Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.