Inicio / Noticias / Reportajes / El laboratorio de Löw
El laboratorio de Löw

El laboratorio de Löw

El técnico alemán ha diseñado un equipo alternativo cuyos jugadores han sido capaces de ganar la Copa Confederaciones al doble campeón de América y postularse como serias opciones para complementar al temible grupo que conquistó el mundo hace tres años en Brasil.

La selección alemana ha vuelto a demostrar su dominio a falta de un año para iniciar la defensa del título mundial. La capital de Rusia ha sido testigo de cómo el ‘Equipo B’ de Alemania ha sido capaz de ganarle un torneo a los campeones de Europa, América, África y Oceanía, así como a Australia y a la propia anfitriona rusa.

El objetivo era llegar a la final. Allí les esperaba Chile, uno de los equipos más compactos del mundo, y al que ya sufrieron en la fase de grupos. Los chilenos cumplieron con el guion y enseñaron los dientes desde el minuto cero a los germanos. Pero estos, lejos de amilanarse, mostraron el temple necesario para salir ilesos del primer tercio de partido y desplegar su fútbol como si enfrente estuviese una selección menor. Ya con el marcador a favor, Alemania construyó un muro infranqueable, por más que lo intentaron los chilenos.

Joachim Löw había un equipo repleto de suplentes y promesas del fútbol teutón con la idea de generar alternativas para el Mundial de 2018 y, por otro lado, curtir a los más jóvenes en un torneo de élite. “Estoy muy orgulloso de este equipo. Sólo han jugado juntos durante tres semanas, pero daba igual si era un partido o un entrenamiento, se sentía el espíritu ganador. Las ganas de ganar me han sorprendido”, señaló el técnico de la Selva Negra tras la final.

Alemania se garantiza el relevo de una selección que sigue sin necesitar estrellas para brillar Clic para tuitear

Alemania nunca había ganado la Copa Confederaciones. El pasado domingo estos chicos -la mayoría de ellos desconocidos para el aficionado de a pie- le han regalado a su país el título que faltaba en sus vitrinas, y que a partir de ya reposará junto a sus cuatro Copas del Mundo y tres Copas de Europa. 

Todo ello, días después de que su selección Sub-21 derrotase a la España de Asensio, Ceballos y Saúl en el Europeo de la categoría celebrado en Polonia. Alemania entera se frota las manos -y con razón- ante un futuro más que garantizado en lo futbolístico. Jugadores como Draxler, Ter Stegen, Arnold o Weiser ya comandan el relevo generacional en una selección que sigue sin necesitar estrellas para brillar.

Al frente de todo, un técnico discreto, ganador y fiel a su idea de juego, que de manera inteligente se apresuró a frenar el éxtasis germano: “Ganar la Copa Confederaciones y el Europeo Sub-21 no te garantiza ganar el Mundial. Alemania siempre será una de las favoritas y seremos capaces de lidiar con ello”.

José Antonio Vega.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies