Donnarumma, el portero del futuro

Donnarumma, el portero del futuro

Con la mayoría de edad recién cumplida ya se le ha encargado la difícil tarea de ser el relevo de Buffon en la portería azzurra. Y no es de extrañar, pues con tan solo 16 años ya tenía la responsabilidad de defender bajo palos al Milan. Hablamos de Gianluigi Donnarumma, el portero del futuro.

Donnarumma
Imagen: AFP.

Hasta que ha rubricado su renovación, ha sido una de los grandes animadores y atractivos del mercado de verano. El interés de grandes clubes por él y los supuestos desplantes a su actual equipo lo han hecho posible. Finalmente, el conjunto de Milán ha conseguido que renueve y será el portero mejor pagado de la Serie A.

Su carta de presentación ante el gran público que no sigue demasiado el fútbol internacional ha sido el Europeo sub-21 celebrado hace unas semanas en Polonia, y en el que quedó apeado en semifinales por España. Es cierto que no ha mostrado el nivel que le ha caracterizado durante sus temporadas en la Seria A, pero quiénes si son conocedores de su potencial lo siguen dando como uno de los jugadores con más futuro. La pregunta es: ¿es normal toda esta expectación generada a su alrededor?

Tan solo con recordar que a los 16 años de edad ya era el encargado de defender la portería de un club como el AC Milan la respuesta es claramente afirmativa. Cuando aún le quedaban dos primaveras para llegar a la mayoría de edad, en la temporada 2015/16 fue capaz de arrebatarle el puesto de titular a un guardameta tan experimentado como Diego López.

Gianluigi tiene una figura imponente que le acompaña desde que jugara en las categorías inferiores del Napoli Castellamere. Una curiosidad de esa época es que todos los rivales a los que se enfrentaba reclamaban al pensar que Donnarumma no tenía la edad que le correspondía a esa categoría. Una prueba más de que Gigio siempre ha ido por delante de sus compañeros.

Otra característica de la personalidad de Gigio, como es conocido por sus compañeros, es su madurez. No es de extrañar, pues siendo un adolescente prácticamente ya ha jugado 68 partidos con el Milan y ha debutado con la selección absoluta italiana. Unas cifras espectaculares. Todos estos datos hablan por sí mismos. Pero analicemos a Gianluigi Donnarumma desde un punto de vista meramente técnico.

Un gigante en el uno contra uno

Muchas de sus virtudes están condicionadas por su aspecto físico (mide 1,96 metros y pesa 90 kg). Esto provoca la sensación de ser imbatible. Cuando se coloca bajo palos, parece que no existen huecos posibles para poder marcarle. Eso hace que la seguridad de su defensa aumente de manera extraordinaria y les permita jugar con más tranquilidad sabiendo que detrás de ellos tienen a un gigante.

Una cualidad muy llamativa del portero italiano es su capacidad para frenar manos a manos. A medida que el delantero se va acercando, la portería empequeñece y Gigio va recortándole metros. Cuando llega justo delante de él, ataca el balón con una decisión impresionante. Es un portero muy agresivo, en el buen sentido, cuando de tirarse a por el balón se refiere. Ningún delantero arriesga a meter el pie para pugnar el esférico contra un gigante fiero.

Desde el punto de vista técnico, Donnarumma también destaca. Sabe colocar las manos perfectamente y casi siempre escoge la opción correcta. Despeja el balón hacia los laterales, lo orienta hacia fuera o lo bloca, dependiendo de la situación. Y pocas veces se equivoca. Además es un guardameta extremadamente vistoso y espectacular. Se mueve poco sobre la línea de meta y eso hace que cada estirada suya hacia la escuadra sea un alarde de reflejos. Usa mucho la parada a mano cambiada, lo que lo hace muchísimo más bonito. No es que esté buscando lucirse, es que es su forma de parar. Además pocas veces le hace falta ‘ volar’, pues su colación bajo palos suele ser perfecta.

Los aspectos que debe pulir

Su gran altura le hace dominar el juego aéreo. Es un aspecto que puede pulir bastante más, pues por sus características podría hacer del área su fortín particular. Suele reaccionar un poco tarde y despeja demasiado de puños antes de blocar, pero a pesar de ello, es un baluarte en cada balón colgado. Tiene 18 años aún, y por lo tanto mucho que aprender. Existen ciertos aspectos que necesita mejorar para ser un portero más completo todavía.

Todos sabemos que cada portero tiene un lado más débil que otro, pero en el caso particular de Donnarumma esa diferencia es más que notable. Por su lado izquierdo parece imbatible pero cada vez que le tiran por la derecha, le cuesta bastante atajar. Basta con ver los goles que ha recibido para darse cuenta de este aspecto. Esta debilidad le puede jugar muy en su contra a la hora de los lanzamientos de penaltis. Si los delanteros conocen ésto, siempre optarán por lanzar hacia su lado menos bueno.

La última debilidad que se le puede señalar es su juego de pies. Cierto es que en la liga italiana tampoco se estila mucho que los porteros participen activamente en la salida de balón, y por ello no le ha sido necesario pulir demasiado este aspecto. Pero si se mudara a la liga española o cualquier otra si que necesitaría mejorarlo, y mucho. En su favor cabe decir que es consciente de este defecto y no arriesga intentando jugar demasiado con los pies.

Sus habilidades técnicas, tácticas, su figura imponente y su madurez, hacen de Donnarumma uno de los mejores porteros del mundo. Y eso es mucho decir con sus 18 años de edad. Si consigue pulir algunos pocos defectos, estaremos hablando, sin duda alguna, del relevo del Buffon y del portero del futuro.

Un análisis de Alejandro Martínez.

Redacción Olympo Deportivo.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

olympodeportivo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies