Disparidad e igualdad en los octavos del Mundobasket

Disparidad e igualdad en los octavos del Mundobasket

Tras la finalización de los cinco partidos correspondientes a la fase de grupos, no ha habido prácticamente lugar a la sorpresa en cuanto a los combinados clasificados para los primeros cruces ya de octavos de final del Mundobasket. Cabe destacar la histórica clasificación de Senegal, que ya batió registros incluso obteniendo sus dos primeras victorias en la pelea por un campeonato del mundo.  Premio absoluto para los africanos,  que contrasta con el fracaso de la selección de Puerto Rico dirigida por el español Paco Olmos, que no logró el pase a las eliminatorias en el mismo grupo que Senegal.

Con todo ello, se presentan unos octavos de final bastante atractivos, que arrancarán este sábado y cuyos cruces analizamos a continuación:

Octavos de final Mundobasket
Pau Gasol pugna un balón con un rival brasileño | Foto: Reuters.

Estados Unidos – México

Los americanos llevan un torneo cómodo, sin pisar el acelerador (parece) y cumpliendo con los pronósticos. El cruce ante México debe ser un partido más de la primera fase de cara ya a encontrarse con alguna selección más potente a partir de cuartos de final. Los mexicanos, por su parte, tuvieron en su mano colocarse más arriba en su grupo, lo que habría evitado el cruce ante el combinado de la NBA, pero definitivamente parece que su destino está escrito para acabar en esta primera ronda de eliminatorias directas.

Francia – Croacia

Desde fuera debería ser un partido bastante atractivo. Si bien los croatas han tenido algunas dificultades en la primera fase (derrota ante Senegal y superar a Filipinas en la prórroga), deben estar listos para competir ante una Francia que ha hecho los deberes pero que añora cantidad la figura de su referente Tony Parker. Todo apunta a un choque bastante igualado. El ganador se cruzará en cuartos de final con la eliminatoria de España-Senegal.

República Dominicana – Eslovenia 

Lo apuntamos en este medio en la previa del campeonato: República Dominicana conseguiría superar la fase de grupos, y aquí la tenemos. Los caribeños se presentan ante Eslovenia sin nada que perder y con una ilusión desbordante por acceder a los cuartos de final. Por su parte, los europeos -comandados por las figuras de los hermanos Dragic- deben tirar de experiencia y ser capaces de derrotar a los dominicanos, pero les puede llegar a resultar un partido peligroso.

Nueva Zelanda – Lituania

Debe ser otro de los partidos más “desequilibrados”, a priori. Los lituanos parten con bastante ventaja sobre el combinado “kiwi”, que no obstante han dejado en los primeros partidos detalles de ser un grupo muy intenso y que no da un encuentro por perdido en ningún momento. La inexperiencia les puede pasar factura a la hora de competir en este choque, pero si son capaces de aguantar con el marcador abierto puede resultar un final bastante atractivo de ver.

Brasil – Argentina

Sin duda el choque estrella por excelencia en estos octavos de final. Muy pronto llega, quizás, pero acaparará todos los focos. La rivalidad conocida entre ambas le añade, si cabe, el plus que necesita el partido. Los argentinos han superado la primera fase con luces y sombra, acompañados por una hinchada insaciable que ha levantado al equipo cuando más falta hacía. El handicap argentino será la edad, ya que sus grandes estrellas están agotando su estancia en esta selección y los minutos van pesando. Sin embargo, la experiencia se impone con creces a la de los brasileños, que llegan habiendo realizado una primera fase soberbia y con ganas de hacer algo grande por fin en un campeonato fuera de su continente.

Serbia – Grecia

Si hubiese que poner un ránking de importancia de partidos, este ocuparía el segundo lugar tras el anteriormente mencionado. Dos selecciones históricas, repletas de títulos y conquistas. Históricamente muy aguerridas y con mucha sangre corriendo por las venas. Promete espectáculo. Los griegos han realizado una primera fase impoluta, jugando de maravilla pese a contar con grandes ausencias. Un juego colectivo y brillante por momentos que contrasta con los altibajos ofrecidos por el combinado de Sasha Djordjevic. Espectáculo garantizado.

Turquía – Australia

Quizás sea el duelo más descafeinado en cuanto a juego de ambos equipos. Los turcos han pasado serios problemas en la primera fase, por lo que todo hace pensar que puede volver a tenerlos y superar a un buen equipo como los “aussies” no es tarea sencilla. Los de las antípodas han superado sus expectativas en los primeros partidos, por lo que irán con la moral muy alta a este cruce, para poder así disputar al menos un partido más en este evento.

España – Senegal

Debe ser un mero trámite para los de Orenga. Senegal ya tiene su merecidísimo premio pero puede que no le dé ni siquiera para competirle medio cuarto al combinado español. El juego de España ha sido sublime hasta la fecha, sin fisuras, con espectáculo y aportando cada día granitos de ilusión al reloj que nos lleva a la final de Madrid el día 14. Es el partido más desequilibrado, en teoría, de los ocho, junto al de Estados Unidos. Debe servir para seguir mejorando aspectos más débiles y, por qué no, para empezar también a descargar a la gente importante de minutos, a las que sin duda les hará falta más adelante estar lo más fresca posible de piernas.

Daniel Rguez. Pacheco.

Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.