El día que ‘SúperJavi’ nos hizo volar

El día que ‘SúperJavi’ nos hizo volar

El patinador español Javier Fernández se hizo el pasado sábado con su segundo mundial consecutivo. Tras un programa corto que le dejó en segunda posición, consiguió remontar en el programa libre consiguiendo un total de 314’93 puntos.

SuperJavi

Cuando hace tres años Javier Fernández comenzó a hacer su programa de exhibición de “la clase de aerobic”, en el que aparecía como un superhéroe, nadie se podía imaginar que el llamarle SúperJavi iba a venir tan bien en algún momento. Y ese maravilloso momento es este.

Casi todas las apuestas apuntaban a una victoria del japonés y campeón olímpico Yuzuru Hanyu, quien realizó, además, un programa corto perfecto. Pero Javier no se rindió. Para el programa libre le tocó salir vigésimo segundo, así que la espera se nos hizo larga a todos. No sé qué pensaría él, pero yo tenía en mente las molestias que venía arrastrando en su tobillo y la caída tonta del programa corto. Eso sí, creo que todos vimos un poco la luz al ver el programa de Hanyu. El japonés, que salió vigésimo, no se mostró en su mejor día y, aunque el programa fue de gran nivel, la caída y -quizá el cansancio o la presión- le jugaron una mala pasada. Yuzuru lleva años tratando de luchar con los nervios, a los que no les ganó la batalla esta vez. Los 12 puntos de ventaja eran posibles de alcanzar.

Pero Javier, eso que yo pude ver a través de la pantalla y a miles de kilómetros de distancia, no lo vio. Estaba fuera, calentando para su programa, concentrándose en cada movimiento, y sólo escuchó la música y los aplausos cuando su amigo terminó. Era uno menos para salir a pista, uno menos para su momento.

Llegó la hora. Con sólo medio minuto de programa ya tenía a todo el público asistente en el bolsillo, dando palmas que seguían el ritmo del gran Frank Sinatra. Y con la magia del ambiente y su patinaje excelente, Javi se convirtió en Peter Pan. Nos hizo volar a todos, convertirnos en niños para no poder hacer otra cosa que disfrutar, sin pensar en oros, en platas ni en nada más. La nota de técnica, en la esquina superior izquierda, subía sin parar, pero eso nadie lo estaba viendo, porque simplemente nos tenía a todos embelesados. Quizá ese es su superpoder.

[bctt tweet=»Hanyu volvió a perder la batalla con los nervios» username=»OlympoDeportivo»]

El final fue como una explosión. El City Garden de Boston se puso en pie y estalló en aplausos con Javi en el centro de la pista, visiblemente agotado y emocionado. Y aquí, en mi humilde casa, lágrimas y más lágrimas. El patinaje en su máxima expresión había aparecido. Así lo vieron también los jueces que, con dieces incluidos, hicieron que Javier Fernández terminase con la mejor marca de Europa y la segunda mejor a nivel mundial, 314’93. El segundo oro consecutivo era un hecho.

El mejor detalle de la noche, el de la deportividad. Hanyu, que comparte a Brian Orser como entrenador con Javier, aplaudía y hacía reverencias hacia su amigo. Más tarde, bromeaba en la rueda de prensa con que quería volver a repetir su programa.

Javier Fernández sigue haciendo historia. El mejor patinador español de todos los tiempos cuenta ya con 6 campeonatos de España, 4 europeos y 2 mundiales, además de dos medallas de plata en finales de Grand Prix. No saldrá en todos los medios, no llenará páginas ni con noticias ni con entrevistas, y posiblemente por España, por la calle, mucha gente ni le reconozca, pero ahí sigue él, haciendo de nuestro deporte y del patinaje artístico algo con lo que deleitarnos. Gracias Javi, por dejarnos volar contigo.

Paula García.

Paula García Álvarez. Redactora de Olympo Deportivo. Apasionada del motociclismo, del patinaje sobre hielo, la NFL y un sinfín de deportes más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.