La Roja, del sueño a la antigua realidad

La Roja, del sueño a la antigua realidad

La Selección Española de Fútbol cayó eliminada de la EURO 2016 el pasado martes frente a Italia, en un duelo en el que los de Conte superaron en todos los aspectos a los de Del Bosque, que regresan a casa antes de tiempo.

La Roja
Imagen: UEFA.

Cuando la selección de Chile mandó a casa a los españoles en el Mundial de Brasil todas las alarmas se encendieron. La por aquel entonces vigente campeona del mundo no fue capaz de pasar de la fase de grupos, dando una imagen bastante pobre e irreconocible. El tiempo pasó y algunos jugadores decidieron dar un paso al lado para dejar sitio a las nuevas promesas del blaompié nacional. Del Bosque siguió y renovó parcialmente una selección que acudía a la Eurocopa de Francia con la intención de mejorar su imagen y defender su corona europea hasta el final.

Tras un buen arranque en cuanto a juego y resultados frente a República Checa y Turquía, la ilusión volvió a dispararse en el corazón de los aficionados españoles, que veían como una nueva oportunidad de revalidar su trono continental se acercaba. Pero todo cambó en el tercer compromiso de la fase de grupos. Del Bosque volvió a apostar por los mismos 11 jugadores de inicio que en los anteriores enfrentamientos. El cansancio hizo mella y la fortaleza física de los jugadores de Croacia derribó a España a falta de cinco minutos para el final, arrebatándole la primera plaza de su grupo y obligándoles a bailar con las más feas.

Italia sería la primera, y de ahí no pasarían. El combinado transalpino llegaba al choque tras haber dejado algunas dudas durante la fase de grupos, pero con muchos ánimos de vendetta, tras haber perdido su última final frente a la Roja, en la EURO 2012. Conte tenía por delante un auténtico examen, antes de abandonar el barco italiano e incorporarse definitivamente al Chelsea.  Y lo aprobó con nota. Cuando todos esperaban una Italia agazapada y fiel a su estilo, España se encontró con un equipo ofensivo y con ganas de dominar el cuero. Pellè y Eder desquiciaron a una zaga que continuó haciendo aguas, mientras que la intensidad se sumó al entramado defensivo que suele caracterizar a este equipo, impidiendo que España, empecinada en jugar por dentro, pudiese conectar balones.

Muchas fueron las voces críticas con la idea de Del Bosque en este partido, quizás la incursión de hombres como Lucas Vázquez o Pedro justo en el descanso hubiese dado más opciones a una España que mejoró algo en la segunda parte, pero a base de corazón. También fueron muchos los que pidieron a Koke en lugar de un cansado Cesc, para robarle la presencia a Italia en la zona ancha. Lo cierto es que el míster no fue capaz de frenar a su rival, a pesar de que justo antes del 2-0 definitivo Gerard Piqué tuvo en sus botas el empate a uno. El resultado, esta vez, hizo justicia y reflejó que Italia jugó mejor y mereció el pase a cuartos.

España, tras la pesadilla de Brasil, quería seguir soñando en una competición en la que lleva reinando desde 2008, pero esta vez despertó para darse de bruces con la antigua realidad, la de un equipo con buenos jugadores pero incapaz de pasar de cuartos.

José Antonio Vega.

Compartir:
José Antonio Vega. Director y Fundador de Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.