Dayron Robles, la alta velocidad cubana hecha de oro olímpico

Dayron Robles, la alta velocidad cubana hecha de oro olímpico

La velocidad y la resistencia son dos elementos clave en el atletismo, uno de los deportes más mediáticos dentro del panorama polideportivo. En ellas, miles de atletas sueñan con el triunfo, con la gloria de colgarse un metal olímpico, sea del color que sea, o incluso sólo con participar. El sueño del cubano Dayron Robles es el de un atleta que, a base de esfuerzo y de constancia, ha luchado (y lucha) por estar en la cima del atletismo mundial.

Nacido en Guantánamo (Cuba) el 19 de noviembre de 1986, desde pequeño siempre ha destacado por su rapidez y sus cualidades físicas para el mundo del atletismo. Su principal disciplina siempre fue los 110 metros vallas, modalidad donde ha desarrollado toda su carrera deportiva, y que le ha traído tantas alegrías y decepciones en este deporte. En el año 2006 tuvo su primer metal en el Campeonato del Mundo de Atletismo, celebrado en Moscú (Rusia), donde se logró colgar la medalla de plata tras parar el cronómetro en 7.46 segundos en la prueba de 60 metros vallas. El estadounidense Terrence Trammell fue el único que logró superar esa barrera, con tres centésimas menos que el cubano, con un tiempo de 7.43.

La carrera de Robles se fue especializando en esta modalidad, hasta que llega un año mágico para el atleta, como es el 2007, donde consigue el oro en el Campeonato del Mundo de Alemania, con un tiempo de 12.92 segundos. Pero si brillante fue el 2007, lo que ocurriría en 2008 sería el mayor colofón en su carrera deportiva. En el comienzo del año, consiguió en el Golden Spike Meet de Ostrava (República Checa), la medalla de oro en los 110 metros vallas, pero no con una marca cualquiera, sino con su mejor marca personal, ese 12,87 segundos que sería el récord mundial de la prueba.

Ese año se completaría con su estreno en los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Una fecha clave: el 21 de agosto en la final de su prueba preferida. Con un tiempo de 12.93 segundos, el cubano ascendería a la cima del atletismo mundial logrando la presea de oro en la cita olímpica, y engrandeciendo a un país como Cuba, superando a los norteamericanos David Paine (segundo, con 13,17) y David Oliver (tercero, con 13,18). Más de veinte centésimas sobre sus rivales más directos.

Sin embargo, a partir de ahí las cosas no irían igual en su trayectoria deportiva. Una descalificación en el Campeonato del Mundo de Daegu (Corea del Sur) por interferir a su rival, el chino Liu Xiang, tras lograr la primera posición; y un abandono en la prueba final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 han lastrado más éxitos deportivos para un atleta que seguirá luchando por conseguir más retos en los 110 metros vallas. En 2013 pidió la baja de la Federación Cubana de Atletismo, aunque después volvió a participar con su selección.

En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 no pudo participar debido a una lesión, ya que el entrenador del atleta quiso prevenir la salud de Robles para evitar una lesión más grave. El de Guantánamo había estado preparando a conciencia el evento. A sus 30 años recién cumplidos, seguirá compitiendo para hacer los mejores resultados y conseguir batir a los mejores plusmarquistas mundiales en esta disciplina, como el español Orlando Ortega. Así es Dayron Robles, un tren de alta velocidad cubana que seguirá luchando por ser el más veloz del mundo, y poner a su país, Cuba, en el olimpo del atletismo.

Jesús García León

Redactor en Olympo Deportivo. Especializado en Rugby y Piragüismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.