Con el permiso de Francia

Con el permiso de Francia

Los Hispanos buscarán mejorar el bronce de 2014 y derribar, de una vez, el infranqueable muro francés en este Campeonato Europeo de Balonmano.

Hispanos
España y Francia, en el pasado Mundial. Foto: RFEBM.

Si Dinamarca acaparó la atención del universo balonmanístico durante el mes de diciembre, Polonia será la capital europea de este deporte del 17 al 31 de enero. La duodécima edición del Campeonato de Europa reunirá a los mejores balonmanistas del continente en un torneo que se antoja apasionante.

Allí, 15 de los 16 participantes tendrán como aspiración destronar a la selección francesa de balonmano, probablemente uno de los mejores equipos de la historia del deporte. Los galos son los actuales campeones de todo, y no están dispuestos a ceder su trono. El reto de conservar la corona estará liderados, una vez más, por el mejor jugador del mundo: Nikola Karabatić.

Cracovia, Katowice, Bresalavia y Gdansk serán las cuatro sedes de este evento. La antigua capital polaca acogerá, además de los enfrentamientos del Grupo A -donde está encuadrada selección anfitriona-, toda la fase final en el majestuoso Cracovia Arena, con capacidad para albergar a más de 15.300 almas.

Correoso grupo para España

Los Hispanos, encuadrados en el Grupo C, intentarán imponerse a Alemania, Eslovenia y Suecia en un igualado grupo, que se cruzará en Segunda Ronda con el de la también temida Dinamarca, que por su parte tendrá que luchar contra Hungría, Rusia y Montenegro.

En el otro lado del cuadro, los galos se rodarán contra la anfitriona, con Macedonia y con Serbia. Croacia, Islandia, Bielorrusia y Noruega componen, por último, el Grupo B.

Manolo Cadenas, buen conocedor de las canchas polacas, se lleva un equipo de plenas garantías, algo que comprobó en el Torneo Internacional de España (disputado recientemente en Irún) y anteriormente en el de Polonia,diputado el pasado mes de noviembre. Allí, los Hispanos también lograron doblegar (23-20) a la selección local y levantar el trofeo gracias a una sobresaliente actuación defensiva que contó con la aportación de los debutantes Álvaro Ruiz (central del Tolouse), Pedro Rodríguez (extremo del Naturhouse) y Álvaro Cabanas (extremo del Huesca). Tanto ellos como otros jugadores menos habituales dieron relevo al núcleo duro del equipo, formado por Joan Cañellas, Entrerríos, Sterbik o Vcitor Tomás.

La defensa y el contragolpe son las mejores armas de un equipo que el pasado mes de enero a punto estuvo de tumbar a la todopoderosa Francia (22-26) en las semifinales del Mundial. Es el precedente más cercano; en Catar España concluyó en cuarto lugar tras perder en la final de consolación frente a Polonia por un solo punto. También en dicho campeonato España dejó atrás a Dinamarca, una de sus posibles rivales en esta edición, si consigue pasar de ronda. Cabe destacar que, salvo la sorprendente Catar, los cuatro semifinalistas eran europeos, lo cual realza sobremanera el nivel del Viejo continente.

Así las cosas, Polonia dirimirá si alguna selección es capaz de destronar a Francia. Sobre el papel, solo un mal día de los galos y una sobresaliente actuación de su rival podría decantar la balanza en contra de un bloque compacto, rocoso y, a la vez, letal.

Una previa de José Antonio Vega para #OlympoDeportivo10

Quiero suscribirme

Compartir:
José Antonio Vega. Director y Fundador de Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.