Abderrahman Ait: “Tuve que arriesgarme y ver la muerte de cerca»

Abderrahman Ait: “Tuve que arriesgarme y ver la muerte de cerca»

Cuando tenía 8 años, un accidente le dejó sin su brazo derecho, pero no sin el sueño de ser el más rápido. La falta de oportunidades en su país hizo que tomase la decisión de dejar todo atrás y luchar por su sueño, por el que hace 13 años llegó a España en patera, aún siendo menor de edad. Tras pasar por varios centros de acogida y buscarse la vida con pequeños trabajos, una carrera disputada en Barcelona hizo que se fijasen en él e ingresase en el Centro de Alto Rendimiento de Barcelona.

En 2008 se convirtió en el primer extranjero paralímpico con nacionalidad española y desde entonces no ha hecho más que sumar éxitos. En los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 logró la plata en la prueba de los 1.500 metros y el bronce en los 800. Volvió a subir al podio en los Juegos de Londres 2012, en la maratón, pero el mayor éxito llegó el pasado mes de abril, cuando se convirtió en campeón del mundo de maratón (clase T46) y estableció un nuevo récord mundial de la distancia, con 2.26’54’’.

Ejemplo de superación donde los haya, acaba de ser distinguido con la Medalla de Oro al Mérito Deportivo, y atiende la llamada de Olympo Deportivo Magazine para hablar de sus logros y metas.

Pregunta. ¿Qué se siente al ser condecorado con la máxima distinción deportiva?

Respuesta. Más que nada es un reconocimiento muy importante y es una motivación para seguir con mi trayectoria deportiva y poder conseguir algo más, seguir consiguiendo éxitos.

P. Aquella caída en el pozo cuando tenía 8 años definió, sin querer, su futuro. ¿Cómo marcó aquel accidente su vida?

R. Yo creo que es el destino. Todos hemos visto refugiados ahora que han hecho saques de honor en el Madrid, que han acabado siendo entrenadores, etc. Yo pienso que es el destino. Si no buscas, no encuentras.

P. ¿Qué queda de aquel niño?

R. La humildad, el trabajo y la persona. Sigo siendo la misma persona. Te haces mayor, las cosas cambian, pero sigo siendo igual.

P. ¿Se imaginaba llegar a donde está ahora?

R. No lo imaginaba, porque llegar a ser atleta no es fácil. Era futbolista pero después del accidente era más complicado. Son cosas que han surgido así, después de ganar una carrera que organizaron unos turistas en mi país cuando era niño empecé en el mundo del atletismo y las cosas han ido saliendo bien. Llegas aquí y encuentras la oportunidad y el apoyo de las personas, y al final aquí estoy.

P. Ha pasado de tener que arriesgar su vida en patera a estar en lo más alto de su carrera y ser un referente para los demás. ¿Cómo le ha cambiado la vida desde entonces?

R. La vida da mil vueltas. De aquel niño de familia pobre y humilde a arriesgar mi vida, una situación que han vivido y siguen viviendo muchos inmigrantes, no es fácil. Tuve que arriesgarme cuatro veces y ver la muerte de cerca, pero ese es el destino y el hecho de tener las ideas claras, trabajar y tener un poco de suerte. Porque la suerte existe pero también se busca, con lo cual ha sido un cambio radical.

Rocío Bonachera Escribano.

*Continúa leyendo esta entrevista en el número 9 de nuestra revista. ¡Suscríbete aquí y disfruta de todos sus contenidos de manera íntegra y en exclusiva!

Compartir:
Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.