A vueltas con la sede

A vueltas con la sede

Los aficionados al fútbol ya conocen qué equipos serán los finalistas de la Copa del Rey 2015; también conocen la fecha. Lo que todavía no saben es el lugar en el que se celebrará uno de los eventos deportivos del año a nivel nacional.

Una vez más, la polémica está servida entre las preferencias de los finalistas y la negativa del Real Madrid a albergar en su estadio la final entre FC Barcelona y Athletic Club de Bilbao. Demasiados cruces de palabras y argumentos se han vertido ya sobre el escenario, como para reincidir en ellos.

Las cuestión que centra nuestro planteamiento no es dónde debe disputarse la final de este año, sino por qué no se conoce la sede antes de que arranque el torneo, como ocurre en países como Inglaterra, Alemania o Francia.

En estos casos, Wembley, el Olímpico de Berlín y el Stade France son sedes fijas desde hace décadas, y no parece que sea algo que vaya a cambiar. En el caso de Francia, que cuenta con una extensión mayor que nuestro país, el desplazamiento no es problema ni una cuestión de debate.

A pesar de que el fútbol español evoluciona favorablemente y sus competiciones están consideradas como referentes a nivel mundial, aún queda mucho trabajo por hacer, para mejorar ciertos aspectos que le equiparen a sus vecinos europeos -especialmente a nivel organizativo-.

Una de esas facetas por mejorar bien podría ser la organización de la Copa del Rey, algo que le corresponde a la RFEF y, en segundo plano, a la LFP. Además de erradicar todo tipo de polémica entre clubes y aficiones, se estaría respondiendo a un deseo generalizado entre los aficionados al balompié, esos que pagan entradas y se desplazan allá donde sea para apoyar a los suyos. Tienen derecho a planificar con mucha más antelación sus viajes.

Alternativas

Seguramente sea el Santiago Bernabéu el primer estadio que se pase por la mente de nuestros lectores, a la hora de pensar en una posible elección de sede fija para albergar cada año la final de Copa. No obstante, existen válidas alternativas, tanto para el feudo madridista como para la opción de sede fija.

El sistema que emplea la UEFA para la celebración de la Supercopa de Europa bien puede valer como ejemplo. Desde que no se celebra en Mónaco, se asignan las próximas sedes con suficiente antelación. Otra opción muy bien vista entre los expertos es la de asignar sedes con periodos fijos de 3 años.

Estadios como Mestalla, Camp Nou o el Vicente Calderón han sido sedes en los últimos años, también el Olímpico de la Cartuja o Montjuic. Actualmente, el Nuevo San Mamés también se presume como una futurible sede. Todos cumplen el principal requisito: la capacidad. 

No obstante, y aunque con menor capacidad, estadios tan emblemáticos como el Ramón Sánchez Pizjuán o recintos tan modernos como La Rosaleda o el Power8 Stadium, entre otros, también serían dignos de albergar finales.

José Antonio Vega.

Compartir:
Redacción Olympo Deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram has returned invalid data.